Diputados sancionó la nueva Ley de Hidrocarburos

El proyecto, que modifica la ley de la dictadura incorporando la explotación del petróleo no convencional, obtuvo 130 votos a favor y 116 en contra, de la UCR, el Frente Renovador, Unión Pro, el FAP, el FIT, Compromiso Federal, Unión por Córdoba y Unidad Popular.
Jueves 30 de octubre de 2014
Esta vez, el kirchnerismo no contó con el apoyo habitual de los tres integrantes del Movimiento Popular Neuquino dado que la presidenta del bloque, Alicia Comelli, siguió la línea trazada por el gobernador Jorge Sapag y optó por abstenerse. En tanto, María Inés Villar Molina votó en contra.

El legislador kirchnerista Mario Metaza abrió el debate con una fuerte defensa de la propuesta oficial y advirtió que "necesitamos muchos chevrones", en referencia al acuerdo que la empresa americana firmó con YPF para la exploración del yacimiento de Vaca Muerta, para alcanzar el autoabastecimiento energético en la Argentina.

El presidente de la comisión de Energía de Diputados admitió que "esta ley beneficia a YPF", aseguró que "no es verdad que las provincias pierden poder de negociación" y resaltó que "tampoco es verdad que este proyecto no incentiva la competencia".

Por su parte, el radical Eduardo Costa rotuló como "ley buitre" a la propuesta del Gobierno porque "les da a los que han generado esta crisis, a los que no invirtieron y a los que se llevan nuestros recursos, más herramientas y beneficios, perjudicando a las provincias productoras".

En este sentido, advirtió que esta es "una de las mayores entregas de recursos naturales que ni las políticas neoliberales de (Carlos) Menem se atrevieron a otorgar" y alertó que el Gobierno le va a "dar gratis, sin poner un peso", a Báez varias zonas petroleras de Santa Cruz y "además de eso le vamos a extender las áreas".

El presidente del bloque de la UCR, Mario Negri, adelantó el voto negativo de la bancada tras definir las políticas energéticas de este gobierno como "erráticas, improvisadas y responden a una visión rentista".

Desde el massismo, Graciela Camaño se quejó por la falta de un plan energético del Gobierno, mientras que su compañero de bancada y dirigente petrolero Alberto Roberti sostuvo que "esta es una ley leonina que viene a modificar una ley antigua y a traer significativas consecuencias negativas".

Por su parte, el presidente del bloque del PRO, Federico Pinedo, denunció que "esta ley beneficia de manera desmesurada a algunos concesionarios privados como el señor Lázaro Báez en perjuicio de las provincias" y resaltó que "es imprescindible recuperar el autoabastecimiento energético, que se perdió miserablemente".

Su compañera de bancada Laura Alonso enfatizó que "la Ley de Hidrocarburos es una ley miope para una Argentina chiquita. El país se resiste a ser la Santa Cruz de Néstor Kirchner".

Elisa Carrió (Coalición Cívica ARI) también se sumó a los cuestionamientos de la nueva ley al considerar que "estamos entregando a una inmobiliaria la costa de Santa Cruz, porque convengamos que al menos Lázaro Báez es una inmobiliaria".

La propuesta enviada por el Ejecutivo fija nuevos plazos para las concesiones, ampliados y diferenciados según el tipo de explotación al establecer 25 años para los yacimientos convencionales, 35 para los no convencionales y 30 para los desarrollos off-shore en la plataforma marítima argentina.

Además, el proyecto otorga a los gobernadores la posibilidad de prorrogar hasta 10 años las concesiones de las empresas que cumplan con las inversiones.