Mamá del niño que aspiró purpurina: "Mi hijo tiene muerte cerebral”

"Le van a realizar una nueva tomografía computada, porque según me dijeron los médicos de terapia intensiva, Mauro tiene muerte cerebral. Sólo un milagro lo puede salvar", dijo.
Jueves 6 de noviembre de 2014
La mamá del niño Mauro López Banegas, intoxicado en Santiago del Estero por inhalar purpurina, dijo hoy que "sólo un milagro" puede salvar a su hijo, tras recibir un nuevo informe médico en el que se le indica que el pequeño "tiene muerte cerebral".

"Le van a realizar una nueva tomografía computada, porque según me dijeron los médicos de terapia intensiva, Mauro tiene muerte cerebral. Sólo un milagro lo puede salvar", dijo a la prensa Berta Banegas, la madre del niño internado en el Centro Provincial de Salud Infantil (Cepsi) de la capital santiagueña.

Entre llantos, la mujer explicó a los periodistas que en los últimos días, el menor de 7 años "había experimentado una leve mejoría, movía partes de su cuerpo, pero evidentemente el principal daño está en su cerebro".

"Les pido a todos que siguen con las cadenas de oración, un milagro es lo único que puede salvar a mi hijo, está en manos de Dios", añadió.

Asimismo, se aguardaba para hoy un nuevo parte médico de las autoridades del Cepsi, principalmente el relacionado con una nueva tomografía computada del cerebro para evaluar los daños neurológicos que podría haber sufrido el niño en un accidente doméstico en su casa del barrio Belgrano de la capital provincial.

Con anterioridad, los médicos del Cepsi explicaron que "se logró lavar parte de la purpurina con lavados bronquioalveolares" y que de esa manera se pudo "oxigenar la sangre, con la esperanza de lograr su mejoría".

El niño fue internado hace más de dos semanas presentando un cuadro clínico de "severa insuficiencia respiratoria" al que llegó tras aspirar purpurina que había colocado en un silbato de plástico.