Las demandas de holdouts suman u$s 4.700 millones

Lo confirmó el abogado argentino Carmine Bocuzzi al juez de Nueva York, Thomas Griesa. En una carta remitida al magistrado, Bocuzzi explicó que "desde junio, los inversores han presentado 25 demandas y buscan sacar provecho de la orden de bloqueo emitida por Griesa".
Viernes 7 de noviembre de 2014

El letrado del estado argentino Carmine Bocuzzi, confirmó al juez de Nueva York, Thomas Griesa, que las demandas de los holdouts alcanzan los 4.700 millones de dólares, cifra que incluye a los denominados "me too".

.
En una carta remitida al magistrado, Bocuzzi explicó que "desde junio, los inversores han presentado 25 demandas y buscan sacar provecho de la orden de bloqueo emitida por Griesa".
.

"No puede haber una base equitativa para tratar de obligar a la República -cuyas reservas son de aproximadamente $28.000 millones y debe ser usado para los propósitos macroeconómicos fundamentales -a hacer lo imposible por el pago de la totalidad de su deuda retención", dijo Boccuzzi en la carta.

.

El fondo buitre Bracebridge Capital, de Cambridge, Massachussetts, se sumó hoy a los tenedores de títulos argentinos en default de la Argentina con un reclamo de 1.100 millones de dólares, con lo que la deuda que se le exige al país ya supera los 4.000 millones de dólares.

El fondo Bracebridge realizó su reclamo en una presentación realizada en el juzgado del juez norteamericano Thomas Griesa. El fondo proviene de Cambridge y es otro de los grandes inversores especulativos habilitados para ese reclamo con el que aguardan cobrar sus títulos amparados por el mismo fallo de Griesa que quedó firme luego de que la Corte Suprema de Estados Unidos rechazara tratar la apelación argentina.

Los reclamos que se presentaron ante el juzgado de Griesa ya superan en el conjunto de su demanda a los promotores originales del fallo que favoreció a MNL Capital, de Paul Singer, que demandan cerca de 1600 millones de dólares. Con la demanda de Cambridge, en conjunto, la cifra que se le
reclama a la Argentina, totaliza cerca de 4.000 millones de dólares.

Griesa facultó al mediador Daniel Pollack para que lleve adelante las negociaciones con todos los holdouts de la Argentina –tenedores de bonos defaulteados en 2001 y que no entraron en los canjes de 2005 y 2010- que estarían dentro de los potenciales beneficiados por el fallo.

Cambridge se sumó así al fondo EM Limited, de Kenneth Darth, que presentó su reclamo por 835 millones de dólares. Y hace un mes, un grupo de 11 fondos hicieron una presentación similar aunque no trascendió su pedido de indemnización. Las chances que ponderan los fondos de cobrar a partir de enero han impulsado nuevos reclamos de viejos bonistas, que buscan sumarse y verse beneficiados por el fallo que dispuso el juez Griesa y que beneficia a un grupo de fondos buitre y bonistas con una indemnización total de U$S 1.330 millones por sus bonos, a los que hay que sumar los intereses acumulados desde el fallo.

El propio Griesa facultó al mediador Daniel Pollack para que lleve adelante las negociaciones con todos los holdouts de la Argentina –tenedores de bonos defaulteados en 2001 y que no entraron en los canjes de 2005 y 2010- que estarían dentro de los potenciales beneficiados por el fallo.