Zaffaroni propone cambios en la Corte: "Funcionaría mejor”

El ministro de la Corte Suprema consideró que el alto tribunal debería estar compuesto por "11, 13 o 15" miembros. Además, pidió que su reemplazo sea una mujer "para equilibrar la conformación de género".
Martes 11 de noviembre de 2014
El ministro de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni, que el próximo 31 de diciembre deja el cargo, consideró que el alto tribunal debería estar compuesto por "11, 13 o 15" miembros al evaluar que "así funcionaría mucho mejor".

"Lo digo por razones técnicas, no se me escapa la dificultad política que puede haber para ponerse de acuerdo en esto", aseveró el magistrado y advirtió que "una Corte de 5 o de 7 (jueces) está integrada por gente que sabe alguna materia del derecho, pero no todo el derecho porque no hay nadie que sepa eso".

Asimismo, en declaraciones a radio Nacional, Zaffaroni volvió a acusar a la oposición de actuar "institucionalmente" de manera "irresponsable" al rechazar la posibilidad de que el actual gobierno busque ocupar la vacante que queda libre el 31 de diciembre, cuando se hace efectiva su renuncia.

"Me parece un debate de lo más extraño: si es una Corte de cinco y se va uno, lo más normal es nombrar a otro", aseguró y, al insistir en apuntar a la oposición, señaló que es como decir: "'no nombres vos, porque vamos a esperar la próxima elección así lo nombro yo porque espero ganar la próxima elección'".

Para Zaffaroni, esa postura es "institucionalmente irresponsable".

Tras volver a descartar de plano la posibilidad de dedicarse a la política partidaria, el magistrado propuso ampliar el número de miembros del máximo tribunal de Justicia del país.

"Si estamos pensando en algo ideal, creo que la Corte tendría que tener 11, 13 o 15 ministros", reflexionó y añadió que, a su vez, debería estar dividido en salas.

Zaffaroni se explayó largamente sobre esta cuestión: "La Corte conoce dos clases de causas: unas que son las previstas en la Constitución y en la ley 48, que son las de inconstitucionalidad normativa, el verdadero control de constitucionalidad", explicó.

Acotó que "la otra es una actividad que comenzó como excepcional en 1904 cuando la Corte decidió revisar una sentencia por la arbitrariedad de su contenido. Esta segunda forma de conocimiento no está prevista en la Constitución ni en la ley 48. Hoy lo excepcional en 1904 se convirtió en lo normal y lo previsto en la Constitución, en la ley 48, se convirtió en lo excepcional".

"Por inconstitucionalidad en sentido estricto en la Corte tenemos unas 100 causas. El resto, miles, son por arbitrariedad de sentencia. Y la arbitrariedad de sentencia, es Casación. Es decir, de alguna manera, es revisar interpretación de la ley, es armonizar jurisprudencia y esta es una tarea que la tienen que hacer especialistas en cada materia", detalló.

Fue ahí cuando el juez enfatizó que una "Corte está integrada por gente que sabe derecho, alguna materia del derecho, pero no todo el derecho".

"Creo que tiene que haber una Corte numerosa, dividida en salas, y que voten todos los miembros de la Corte cuando se trate de la constitucionalidad o inconstitucionalidad en el sentido estricto, pero cuando se trate de Casación, entendamos arbitrariedad, entonces sí, que se divida en salas; así funcionaría mucho mejor la Corte", argumentó.

Zaffaroni subrayó: "No se me escapa la dificultad política que puede haber para ponerse de acuerdo en esto. Pero lo digo al margen de la coyuntura o la viabilidad que pueda tener en este momento".