Segundo bono atado al dólar se quedó corto en recaudación

El Bonad 2018 licitado consiguió algo más de la mitad de lo que recaudó el Bonad 2016. Fueron u$s 653 nominales millones de bancos, aseguradoras y entidades públicas y fueron $ 5.564 millones a un tipo de cambio de $ 8,5115.
Viernes 14 de noviembre de 2014
El Gobierno recaudó ayer u$s 653 millones a través de un bono a 4 años atado a la cotización del dólar oficial. El resultado de la emisión, la segunda colocación de deuda soberana de este tipo en menos de un mes, se quedó corto en comparación con su antecesora –consiguió u$s 350 millones menos– y con las expectativas del mercado, que estimaban una colocación cercana a u$s 1.000 millones. Llamadas de último momento para que bancos públicos y privados estiraran sus posturas ayudaron a apuntalar la cifra.

El Bonad 2018 colocado ayer es un título nominado en dólares a 40 meses que rinde 2,40% por sobre la variación del tipo de cambio oficial. Se suscribe y se paga en moneda local. Así, los u$s 653 millones recaudados ayer fueron $ 5.564 millones a un tipo de cambio de $ 8,5115.

El 23 de octubre pasado el Gobierno había lanzado al mercado el Bonad 2016, un bono similar al que se emitió ayer pero a dos años y con un premio sobre la variación del dólar de 1,75%. Ese título recaudó u$s 983 millones en su primera licitación ($ 8.350 millones a $ 8,4915 por dólar), prácticamente todo lo que estaba autorizado a colocar, un resultado que opaca al obtenido ayer.

La emisión de ayer recibió ofertas por más de u$s 826 millones, pero los u$s 173 millones que quedaron afuera fueron ofrecidos a una tasa mayor que el 2,40% que paga la emisión. La intención del ministro de Economía, Axel Kicillof, era la de no conceder un sólo punto de premio por encima del cupón.

"Anduvo flojo porque fue poca la tasa, tuvieron que salir a llamar a bancos públicos a última hora para sumar plata", dijeron en una mesa bursátil. "Pensá que el bono de la Ciudad al mismo plazo paga 5% y el de Mendoza 8,5%", agregó.

Desde septiembre, el Tesoro lleva colocados casi $ 24.000 millones en tres series de bonos. El endeudamiento de mercado es una alternativa para cubrir una brecha fiscal que, en noviembre y diciembre, será de entre $ 100.000 millones y $ 120.000 millones, según estimaciones de Analytica. Lo que no se cubra con bonos deberá ser emitido por el BCRA.

Según comentaron en distintas entidades privadas, la emisión fue cubierta casi en su totalidad por empresas de seguros y bancos. Estos últimos esperaban más ofertas de empresas no financieras, pero esas posturas brillaron por su ausencia. La ANSeS puso u$s 50 millones.

"Flojo. El volumen de clientes de bancos fue un 20% de lo que consiguió el Bonad 2016", resumió en un mensaje de texto el operador de renta fija de un banco. "El resultado fue mediocre, lo que se esperaba era cerca de u$s 1.000 millones", coincidieron en otro banco privado.

"El propio Gobierno nos había dicho que iba a recaudar esta cifra con tal de no avalar una tasa mayor", disintieron en otra entidad.

Distintas mesas privadas consultadas coincidieron en señalar, además, que los bancos tomaron tantos bonos como pudieron, dado el límite que rige a sus tenencias de activos nominados en dólares. El comentario no es inocente: desde septiembre pasado, los bancos no pueden tener más del 20% de su patrimonio en moneda extranjera o en activos nominados en moneda extranjera. La medida, tomada para evitar apuestas por una devaluación, deja con poco margen a la cartera de los bancos para nuevas suscripciones.

Las condiciones de emisión del Bonad 2018 permiten que haya nuevas licitaciones en el futuro, hasta colocar u$s 1.000 millones como máximo.