¿Cómo descubrir si una mujer ha tenido buen sexo?

Viernes 14 de noviembre de 2014
Leer sobre sexo siempre ha provocado interés, pero leer el sexo en los gestos, las actitudes o las miradas de las personas es mucho más interesante.

La liberación de tensión sexual lleva a que un hombre se mueva mucho más ligero, que silbe o cante, que no pueda ocultar su cara de contenta con la que anda.

Se sienten más atraídos hacia ellas. Cuanto más activa es la vida sexual, el cuerpo libera más feromonas, mensajeros químicos que el sentido del olfato traduce en atracción. Un estudio publicado en el Journal of Advanced Research hizo un metanálisis de una serie de estudios sobre las feromonas y encontró que pueden aumentar la excitación y el ánimo en el sexo opuesto.

Investigaciones de la Universidad de Colorado muestran que la frecuencia en la actividad sexual aumenta la felicidad. El estudio encontró que el 55% de las personas que tienen más sexo reporta mejores niveles de felicidad y ligereza que las que pasan mucho tiempo sin sexo. Quizá la clave esté en la ligereza.

Se la ve más linda de lo normal. Durante el sexo, el cuerpo pasa por muchos cambios. El Programa de Sexualidad Humana de la Universidad de Minnesota encontró que, principalmente, “dos cosas suceden cuando se tiene sexo.

La primera tiene que ver con la tensión muscular y la segunda con el incremento de flujo sanguíneo a todas las áreas del cuerpo”. Un rostro levemente sonrojadoindica mejor salud y mayores niveles de estrógeno, hormona vinculada a la fertilidad percibida en mujeres. Así, entre otras cosas, las mejillas sonrojadas son una señal inequívoca de que ella es más atractiva sexualmente.

Durmió delicioso. Las mujeres que llegan al orgasmo tienen un incremento de 30% en la hormona prolactina, inmediatamente después del sexo, y luego otra vez al siguiente día. Investigaciones del Oxford Journal of Human Reproduction apuntan que, en conjunto con otras funciones, la prolactina también es una de las hormonas que causan mareo y pueden ayudar a fomentar un sueño profundo, que se asocia con un buen descanso.

Así, cuando enfatice en que “durmió como los dioses” y sea vista radiante y ligera, podría ser porque tuvo buen sexo la noche anterior.

Le interesa menos llamar la atención. El acto y la actividad sexual liberan oxitocina, una hormona que, entre otras cosas, ayuda a las personas a congeniar. Esta necesidad de congeniar se ve bastante satisfecha con la oxitocina, por lo cual cualquier persona que incremente sus niveles no requerirá de mucha atención por parte de los otros. Estará bien y completa por sí misma. (Fuente: eju.tv)