El Papa no vendrá a la Argentina en 2016

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, informó que el Sumo Pontífice remitió una carta a los prelados, en la que manifestó su pesar por no poder regresar al país para asistir al Congreso Eucarístico Nacional, previsto para esa fecha en Tucumán.
Viernes 14 de noviembre de 2014

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor José María Arancedo, anunció que el Papa Francisco no vendrá al país en junio de 2016 al Congreso Eucarístico Nacional por "problemas de agenda".

"No puede ser por un problema de fechas, lo dijo en Roma y envió una carta", dijo Arancedo, quien destacó que el Santo Padre aseguró que "se une de corazón a la Iglesia argentina" con motivo del Congreso Eucarístico Nacional que se realizará en Tucumán.

Por otra parte, en la misma conferencia de prensa, los obispos reconocieron que están preocupados por "el avance de la droga", del "narcotráfico como delito", la "pobreza" y especialmente "la falta de reconciliación en la Argentina".

Los prelados se pronunciaron de esa forma al término de una reunión plenaria electiva del Episcopado en la localidad bonaerense de Pilar, en una rueda de prensa que presidió Arancedo secundado por el cardenal primado de la Argentina y vicepresidente primero de la CEA, Mario Aurelio Poli y por el vice segundo, arzobispo de Salta, Mario Cargnello.

Arancedo señaló que la carta del Papa llegó mientras él estaba al frente del Arzobispado en Santa Fe, y la leyó en la Conferencia Episcopal.

Analizó que Francisco deberá asistir en junio a la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia, Polonia, y también tiene compromisos en Asia y Africa, además de en Europa.

En la ocasión, Arancedo lamentó que se haya tratado el tema del aborto en el Congreso y cuestionó que "con tanta ligereza se lo toma".

"No es de protagonistas hablar del aborto", dijo mientras que ante una pregunta de NA ratificó que respecto del tema de la reconciliación nacional no es sólo el momento preelectoral que se vive: "es lo que vemos todos hay enfrentamientos, dificultad de diálogo, falta de respeto del otro".

En la oportunidad, Arancedo despidió al vocero durante 9 años del Episcopado, el sacerdote Jorge Oesterheld, quien trabajó 20 años en la CEA y dijo que le pidió que se quede como "consejero" aunque en marzo ya estará su reemplazo y una nueva oficina de prensa.