Cae el petróleo, pero el déficit energético sigue en récord

La recuperación del dólar respecto de otras monedas de referencia internacional, como el euro, la libra y el yen, también tiene su réplica en las cotizaciones de las materias primas, entre ellas algunas que son cruciales para la economía de la Argentina: la soja y el petróleo. La paulatina recuperación de la actividad económica en los EEUU obliga a los analistas a anticipar una reversión del ciclo de tasas bajas.
Lunes 17 de noviembre de 2014

El PBI norteamericano registró un aumento anualizado de 3,5% en el tercer trimestre de 2014, mientras que el desempleo bajó en octubre hasta el 5,8%, a un valor similar al registrado antes de la crisis financiera desatada a fines de 2007.

Que la Reserva Federal de los EEUU resuelva un gradual incremento de las tasas de interés de referencia significará mayores rendimientos para los bonos del Tesoro de los EEUU y una apreciación del dólar. Como contrapartida, se mantendrá la debilidad de precios de los bienes cotizados en esa divisa, como ocurre con las materias primas.

El dólar tocó el viernes su mayor valor en cuatro años frente a una canasta de monedas "duras". El euro se depreció en el año un 9,8% respecto de la moneda norteamericana (de u$s1,381 a u$s1,245), mientras que el yen llegó a caer a un mínimo de siete años contra el dólar. En Brasil, un destino vital para el comercio exterior argentino, el dólar repunta un 10,4% en 2014, desde los 2,359 reales del cierre de 2013 a los actuales 2,604 reales, su precio más alto en casi una década. En ese contexto, la Argentina enfrenta un importante cambio de variables en el frente externo. Por un lado, su déficit comercial récord en materia energética empieza a moderarse en los últimos meses por las menores cotizaciones, pero a la par, el agro y sus industrias derivadas pierden divisas por el mismo motivo, con el agravante de que su incidencia en el total de comercio exterior argentino es mayor.