"Estaba destruido" por Cromañón, dijo el socio de Chabán

Martes 18 de noviembre de 2014
Raúl Villarreal, ex socio del empresario Omar Chabán, quien falleció ayer a los 62 años, expresó hoy que el ex gerenciador de Cromañón "estaba destruido" por el incendio que dejó 194 muertos y remarcó que va a recordar a su "amigo" como "un hombre eufórico, alegre y con ganas de hacer cosas".

"No sé si se podría haber evitado, pero se hizo todo para que no sucediera", aseguró Villarreal sobre la tragedia ocurrida el 30 de diciembre de 2004 y además afirmó que "era muy irónico" que Chabán "estuviera en la cárcel con una enfermedad en estado terminal". El ex mano derecha de Chabán contó que al empresario "le agarró una tristeza terrible" cuando la Justicia confirmó su condena a diez años y nueve meses de cárcel por el incendio del boliche ubicado en el barrio porteño de Once.

A poco de cumplirse diez años de la tragedia, Villarreal expresó que "mucha gente silenciosa sabía cómo se movía Omar, cómo era él, y que esa desgracia podía pasar en cualquier lado".

"Hay veces que tirar culpas es lo más fácil, pero asimilarlas no es fácil", sentenció el ex socio de Chabán, quien insistió en que si las personas que prendieron las bengalas la noche de la tragedia "hubiesen sabido qué iba a pasar, no las tiraban".

Villarreal recordó que el día del incendio, el ex gerenciador de Cromañón y el ex cantante de la banda Callejeros, Patricio Fontanet, "cuando vieron que empezaron a tirar bengalas, trataron de parar" el show, pero aseguró que "no les dieron bolilla".

"Yo me tiré arriba de la consola para apagar el sonido, pero ya había explotado, la maldad ya estaba hecha. El pánico no ve, ni siente y los chicos no podían entender cómo salir", señaló en diálogo con radio Vorterix.

En tanto, Villarreal expresó que "Omar estaba destruido por lo que pasó" el 30 de diciembre de 2004 y aseguró que el empresario "se preguntaba por qué pasó esto".

Asimismo, sostuvo que no quiere recordar a su "amigo" como "con su enfermedad, sino, eufórico, alegre y con ganas de hacer cosas, hacer cosas con su arte".

El ex socio de Chabán fue condenado a seis años de prisión, pena que fue confirmada por la Sala III de Casación, en mayo de 2012, por lo que fue trasladado al penal de Máximo Paz.

Sin embargo, en agosto de este año, el Tribunal Oral en lo Criminal 24 ordenó su liberación, así como la de todos los músicos de Callejeros y otros imputados por la tragedia que dejó 194 víctimas.