Vuelven a detener al hijo de Pelé por lavado de dinero

Edinho fue nuevamente aprehendido luego de que un juez rechazara su petición para esperar en libertad la decisión sobre la condena de 33 años que pesa en su contra.
Miércoles 19 de noviembre de 2014
Edson Cholbi do Nascimento, conocido como Edinho e hijo de Pelé, volvió a ser detenido luego de que un juez rechazara su petición para esperar en libertad la decisión definitiva sobre la condena de 33 años que le fue impuesta por blanqueo de dinero.

Edinho, que fue arquero del Santos, fue arrestado cuando acudió a un juzgado de la ciudad de Praia Grande para cumplir la medida que lo obligaba a presentarse periódicamente ante un juez, informaron fuentes oficiales.

El ex futbolista fue informado en el juzgado de que un tribunal denegó una medida que lo beneficiaba con la libertad condicional mientras espera que la justicia se pronuncie en forma definitiva sobre su condena.

El hijo de Pelé fue transferido a una comisaría de la Policía Civil de Praia Grande, en donde tendrá que esperar a que un juez de ejecuciones penales decida el centro carcelario en el que tendrá que cumplir la condena.

Los abogados de Edinho informaron de que presentarán una petición de hábeas corpus para impedir la transferencia del ex futbolista a un presidio y garantizar su inmediata liberación.

El ex arquero del Santos fue arrestado en julio pasado para que comenzara a purgar la condena, pero un juez aceptó la petición de los abogados para que esperara en libertad a que un tribunal superior defina la apelación que presentó contra la sentencia.

El caso por el que fue juzgado Edinho, uno de los siete hijos de Pelé, se remonta a 2005, cuando comenzó un proceso en el que fue acusado de asociación al tráfico de drogas.

En su momento, Edinho negó todas las acusaciones aunque admitió que tenía problemas con las drogas, sólo como consumidor, y que le debía dinero a un amigo, que fue identificado como el jefe de una banda de narcotraficantes que actuaba en Santos.

El juez de primera instancia responsable del proceso absolvió al exfutbolista de las acusaciones de tráfico de drogas y apoyo al tráfico de drogas, pero lo terminó condenando en mayo pasado por el delito de lavado de recursos de procedencia ilegal.