Padres denunciaron al cocinero de un jardín por presuntos casos de abuso a alumnas

Los familiares aseguran que al menos cuatro nenas fueron abusadas por un empleado de la institución y acusan a las autoridades de no haber actuado cuando se realizó la primer denuncia.
Domingo 23 de noviembre de 2014

Padres de un colegio de la localidad bonaerense de Castelar denunciaron ante la justicia que un empleado del establecimiento habría abusado de al menos cuatro alumnas.

Un nutrido grupo de padres del colegio Juan Bautista Alberdi, perteneciente a la Universidad Abierta Interamericana (UAI), se reunieron hoy en el establecimiento para exigir que el empleado, quien se desempeña como cocinero, sea separado y mantuvieron una fuerte discusión con autoridades de la escuela.

La representante legal del colegio, Mónica Guarilla, admitió que "han fallado muchas cosas" en la escuela en torno al caso y expresó un "mea culpa", a la vez que pidió a las posibles víctimas acercarse el martes próximo para entrevistarse con "un grupo de profesionales que va a atender a los chicos", dijo.

Pero los más nerviosos de los padres comenzaron a insultar y a forcejear, ya que acusan a las autoridades de no haber actuado a tiempo, cuando la denuncia del primer caso de supuesto abuso fue expuesto en el colegio el pasado 20 de octubre.

La denuncia de cuatro casos fue presentada ante la Fiscalía 3 de Morón, pero hasta el viernes último el cocinero continuaba trabajando, dijeron los denunciantes.

Uno de los padres, que se identificó como Mauro, dijo a un canal de noticias que detectaron lo ocurrido a través de una psicóloga que habló con su hija de tres años.

Además, aseguró el hombre, la niña le dijo "en varias oportunidades que el cocinero la manoseaba a ella y a tres compañeritas más", presuntamente cuando la maestra salía del aula a calentar las viandas de los chicos y el hombre se quedaba solo con los alumnos.

La niña comenzó a negarse a ir al colegio e ingresaba llorando y se quejó porque no hubo una respuesta rápida de las autoridades del colegio.

Asimismo, el padre afirmó que su hija le aseguró que el cocinero "le bajaba la bombacha" y lamentó que el acusado se comportara con "impunidad".

El viernes pasado, afirmaron los padres, el hombre estuvo unas horas en una comisaría, adonde lo llevó la policía desde su casa porque supuestamente en su "barrio lo querían linchar".