Investigan a Berni por enriquecimiento

El fiscal Federico Delgado resolvió así una consulta del juez federal Luis Rodríguez, ante una denuncia por "enriquecimiento ilícito, omisión maliciosa de declaración jurada patrimonial y lavado de activos".
Jueves 27 de noviembre de 2014
Un fiscal consideró que hay razones suficientes para investigar una denuncia contra el secretario de Seguridad, Sergio Berni, por presunto "enriquecimiento ilícito", pero se excusó de promover la causa porque el funcionario lo acusó en otro expediente.

El fiscal Federico Delgado resolvió así una consulta del juez federal Luis Rodríguez, ante una denuncia promovida por el diputado radical Manuel Garrido por "enriquecimiento ilícito, omisión maliciosa de declaración jurada patrimonial y lavado de activos" contra Berni.

"Es insostenible que un funcionario que es responsable de perseguir el delito, mientras pide mano dura contra los pobres y los extranjeros, no responda a la Oficina Anticorrupción (OA) sobre el origen de montos millonarios y que 'dibuje' el contenido de su declaración jurada patrimonial", sostuvo el legislador opositor.

Delgado opinó que la denuncia de Garrido "está fundada y justifica que el Ministerio Público Fiscal requiera su instrucción".

Pero a la vez, el representante del Ministerio Público se excusó de intervenir en el expediente porque Berni lo denunció penalmente por el contenido de un informe que elaboró el fiscal sobre supuestas actividades ilegales de miembros de la Policía Federal.

El fiscal dijo que tomó tal decisión por "motivos de decoro y delicadeza", pues supuso que si él impulsaba la investigación directamente "la concepción del mundo que envuelve a este momento histórico, confunda el trabajo honesto desde y hacia el espacio público, con algún ánimo particular".

"Más allá que la promoción de aquella denuncia penal no afectó mi ánimo, me excuso por motivos de decoro y delicadeza (...), mejor que otro empleado represente al Ministerio Público para evitar cualquier tipo de especulación", subrayó el fiscal Delgado.

En octubre, por una decisión propia en una investigación preliminar, Delgado elaboró un informe donde detalló la actividad de cada una de las 53 comisarías porteñas.

Allí explicó que en Buenos Aires hay un policía cada 247 ciudadanos, que casi la mitad de los patrulleros estaban fuera de servicio y que era arbitraria la cantidad de agentes asignados en cada seccional.

"En la comisaría 51 del Bajo Belgrano hay 191 policías para cuidar 122 manzanas. En la 42 de Mataderos, 325 efectivos deben patrullar 966 manzanas. Las 53 comisarías de la Ciudad de Buenos Aires tienen en total 1.123 móviles: 425 no funcionan. La mayoría de los sumarios elaborados por los agentes durante 2013 se hicieron por trámites administrativos", reportó en aquel momento una crónica de "cosecharoja.org" que forma parte de la denuncia.

De la investigación del fiscal se desprendía también que la policía no investigaría a redes de trata ni a bandas narcos y que su principal tarea es acudir a los llamados de emergencia de víctimas de la delincuencia o realizar los trámites ordenados por los magistrados.

Después, Berni denunció penalmente a Delgado porque consideró que "movilizó los recursos humanos y técnicos del Estado, recursos que son limitados y que se encuentran abocados al desempeño de sus funcionarios particulares para un proyecto personal por encima de las funciones que le corresponden a su grado".

Berni reportó la situación a la jefa de los fiscales, Alejandra Gils Carbó, para que la responsable del Ministerio Público tome medidas al respecto.