"La sociedad tiene que estar atenta porque después termina todo en una gran impunidad"

Graciela Ocaña, legisladora por el partido Confianza Pública, habló Maximiliano Montenegro acerca de la investigación del juez Bonadío sobre las declaraciones juradas de la Presidenta y su familia.
Viernes 28 de noviembre de 2014
Graciela Ocaña, legisladora por el partido Confianza Pública, habló Maximiliano Montenegro acerca de la investigación del juez Bonadío sobre las declaraciones juradas de la Presidenta y su familia.

¿Cómo ve esta investigación de los vínculos entre la Presidenta y Lázaro Baez?

Por un lado, me parece que la reacción del Gobierno es desmesurada, la misma que tuvo con la causa del juez Rafecas. Lo mismo intentaron con Campagnoli y la sociedad impidió que sea destituido cuando estaba investigando. Creo que este es el mismo caso. Acá, está muy claro, que Bonadío recibió una denuncia, el fiscal Stornelli midió una serie de medidas y el juez lo que hace es lo que debe hacer un juez de la República: investigar. Intentaron reflorar cosas viejas pero el juez Bonadío no ha cambiado, es el mismo que estaba en los '90. Fue secretario de Corach, integró el gobierno de Carlos Menem y este año fue nombrado juez. No es un juez improvisado, está actuando como corresponde y acá lo que se está viendo es que Baez es uno de los principaes clientes de la Presidenta. La primera operación sospechosa es el lavado de dinero en los hoteles. Acá tenemos a un contratista de obra pública que está investigado y por eso la sociedad tiene que estar atenta porque después termina todo en una gran impunidad.

El blanqueo de capitales es una forma extraña que utilizó el Gobierno para atraer esos dólares.

Nosotros nos oposimos al blanqueo. Es una excelente forma de evadir impuestos. Argentina blanquea dólares de cualquier persona, es lo mismo que hace una guarida financiera o los paraísos fiscales. Por eso nosotros hicimos la denuncia. Pero acá hay dos tratamientos: para los ciudadanos que deben ponerse en orden y otro para Lázara Baez.