Por la caída de la actividad, el 30% de las empresas redujo personal este año

Un sondeo privado entre compañías de todo el país reveló que, como consecuencia de la recesión, una de cada tres empresas aplicó diversas medidas de reducción de trabajadores. La reducción afecta a todas las categorías de trabajadores. La mitad de ese universo fueron despidos.
Sábado 29 de noviembre de 2014
Debido a la caída en la actividad económica, un 30% de las empresas redujo su personal durante 2014 y, de ellas, la mitad lo hizo através de los despidos. Así se desprende de un informe realizado por SEL Consultores, quien consultó a unas 145 compañías de todo el país.

Las ramas afectadas son la industria automotriz y la construcción. Y el impacto también se sintió en los trabajadores que están “en negro”.

"En el primer semestre de 2014 se perdieron 63.000 puestos del sector privado registrado. Pero, como suele ocurrir, la mayor parte del ajuste se lleva a cabo en el sector privado no registrado", dice Víctor Beker, director del Centro de Estudios de la Nueva Economía de la Universidad de Belgrano y ex director de Estadísticas Económicas del Indec.

Con respecto a cómo se lleva a cabo el “ajuste laboral”, Beker explicó: “Cuando las empresas enfrentan un menor nivel de demanda, comienzan por reducir el volumen de horas extras. En cambio, tratan de preservar el nivel de empleo, ya que los altos costos asociados con el despido y la recontratación de personal hacen que sólo se apele a una reducción en la plantilla cuando existe la certeza de que no se vislumbra un repunte cercano. Está claro que las empresas han dejado atrás la fase 1 de ajuste, caída en horas trabajadas, y han pasado a la fase 2, reducción de la dotación de personal. Esta destrucción de empleo difícilmente se recupere en el corto plazo".

Entre las causas, además de la caída en la actividad, aparecen las restricciones cambiarias, que golpearon a la industria inmobiliaria y la de la construcción.

Los asalariados privados formales son apenas un tercio del total de ocupados, y los que soportan la mayor presión impositiva para que se pueda mover el resto de la economía. Es la razón por la que el Gobierno se niega a reestructurar el impuesto a las ganancias.

El informe de SEL indica que los tercerizados han tenido la peor parte de un proceso que no exime a nadie del ajuste. En lo que va del año, los cargos de directores y alta gerencia sufrieron un recorte de 2%; la gerencia media y jefaturas, de 5%; los administrativos, de 6%; operarios, 7%, y el personal de ventas, 5%. Los empleados tercerizados o eventuales se vieron afectados en un 16 por ciento.