Sida: “La mortalidad infantil bajó del 25% al 2% en el país”

Así lo aseguró la Dra. Rosa Bologna, jefe de infectología del Hospital Garrahan, quien tomó como punto de partida el año 1988, donde la institución comenzó a recibir infectados.
Lunes 1 de diciembre de 2014

La Dra. Rosa Bologna, jefe de infectología del Hospital Garrahan, fue entrevistada por el periodista Maximiliano Montenegro en el programa “Al Máximo”, en Radio Latina 101.1

¿Cuál es la importancia de que se haga este test rápido de VIH?
En nuestro país hay un alto porcentaje de gente que tiene VIH y no lo sabe. Por lo tanto, al no saber el diagnóstico hace que no tengan acceso al tratamiento con retrovirales, que es un muy efectivo y mejora la calidad de vida. El objetivo es llegar a que el 90% conozca su diagnóstico.

En Argentina ¿sólo el 30% desconoce que padece el virus?
Exacto. Hay un tercio que aún desconoce esa afección. Y si no se trata tempranamente puede traer complicaciones importantes. Pero hay otro concepto en el tratamiento temprano que es cuando en una comunidad hay un porcentaje alto de personas infectadas bajo tratamiento el riesgo de infección en esa comunidad baja. En el caso de los niños es importantes que se detecte el HIV en las embarazadas, con un análisis de sangre, ya que se puede bajar muchísimo el riesgo de transmisión en el bebé.

¿El niño puede nacer no infectado?
Exactamente. Lo ideal es que la mujer antes de quedar embarazada se haga el estudio de HIV. Caso contrario que se haga el control en el primer trimestre del embarazo.

¿Puede pasar que se llegue a un estadío en que la gente infectada no contagie?
Que el virus se suprima con el tratamiento es algo de lo que todavía no podemos hablar. Esto está en el terreno de las anécdotas pero se está trabajando muchísimo para la cura. Ahora, nosotros hablamos de cura funcional porque el virus todavía está en algunos reservóreos pero no está causando enfermedad.

¿Las mujeres siguen siendo las más infectadas y las que más transmiten el virus?
Las mujeres todavía estamos dentro de las poblaciones más vulnerables. Es más probable que se avance más en el tratamiento de los infectados que las mujeres le exijan el preservativo a sus parejas.


¿Cuánto bajó la tasa de mortalidad?
Empezamos en el Garrahan a recibir pacientes en 1988. En ese momento teníamos una mortalidad del 25%. A partir de los 90, con la incorporación de la AZT, y luego en el año 86 con la introducción de los retrovirales, la mortalidad disminuyó al 2%.