El binomio profesor y alumna, abandonados a su suerte

Martes 2 de diciembre de 2014
Analizar la noticia de la púber que intentó envenenar al profesor es casi una situación que se nos está volviendo habitual en estos tiempos.

Pero tomemos la misma para entender el episodio como un llamado de atención para hacer alguna lectura más profunda del hecho. Pienso la escena como si el binomio profesor/alumna fueran naúfragos abandonados a su suerte en una precaria balsa en el medio del océano lanzando la última bengala que les queda al cielo para no sucumbir.

Acaso ¿algo de la cadena en la percepción, atención, mirada de los adultos quedó rota y es por ello que este binomio quedó expuesto a matar o ser muerto? Un alumno se animó a accionar y advirtió al profesor que el agua estaba envenenada. La suerte no los había abandonado porque ellos y toda la comunidad educativa hubieran colapsado. Recuperar la capacidad de estudio y reflexión es lo que este hecho que o es aislado nos convoca. Que padres y docentes se sinceren es lo mejor que podemos hacer en estos tiempos, porque la escuela es el espacio principal donde los jóvenes se socializan y educan para insertarse en futuros trabajos.

Entonces volver a pensar EN EL OTRO COMO NUESTRO SEMEJANTE, al que debeos cuidar, respetar, no gritar, porque no da lo mismo gritar que no gritar, hablar en vez de empujar o insultar. Ojalá todos los psicólogos, psiquiatras, sociólogos, asistentes sociales, sean convocados para armar talleres, preventivos participativos para ponernos a tono con los tiempos que corren que es recuperar la AUTORIDAD EN LOS ADULTOS AUTORIZARSE a poner límites, decir que no y advertir cuando un joven está en peligro con drogas, alcohol y demás excesos.

No hay que tenerle miedo a poner el cuerpo y la palabra con sentido y armoniosamente pero con seguridad y honestidad. Seguramente la joven y el profesor tendrán que revisar sus responsabilidades porque omitir o desviar la mirada hablan de indiferencia y la indiferencia de los adultos hacia los jóvenes generan una brutal violencia. Pero los jóvenes también deben hacerse cargo con responsabilidad de sus acciones mortíferas para con ellos mismos y los otros.

LIC. ELVECIA TRIGO (MN 5442)
Psicóloga clínica estudiosa del Psicoanálisis. Socia activa de la Asociación Escuela Argentina de Psicoterapia para Graduados(AEAPG) en el Area de Niños y Adolescentes.