Noah Mamet, nuevo embajador de EEUU en Argentina

Lunes 1 de diciembre de 2014
El pliego de Mamet alcanzó las adhesiones necesarias en el Senado norteamericano (50 contra 36) y en las próximas horas llegará la confirmación de los legisladores en el recinto.

Mamet, de 43 años, fue nominado por el presidente Barack Obama en agosto de 2013 para reemplazar a Vilma Martínez, quien terminó su mandato de cuatro años en julio de ese año. Mamet es un asesor político para el partido demócrata que recaudó por lo menos medio millón de dólares para la campaña de reelección de Obama. Eso y su desconocimiento de la Argentina fueron los argumentos elegidos por quienes criticaron su designación. Lo mismo ocurrió con los nombres que Obama apuntó para ser embajadores en Hungría y Noruega.

Esas controversias produjeron el estancamiento de los trámites de los tres diplomáticos. De hecho, Mamet reconoció en marzo pasado ante un comité del Senado de los EEUU que nunca había estado en la Argentina. "No tuve oportunidad", se excusó. A partir de allí, su nominación fue cada vez más criticada, siendo remarcado que su nombramiento era una recompensa del mandatario para uno de sus mayores aportantes de fondos de campaña para su reelección.

Entre los mayores críticos al nombramiento de Mamet estuvieron la American Foreign Service Association (Unión de diplomáticos estadounidenses) y el senador republicano Marco Rubio. Los primeros mandaron una carta al Senado pidiendo que rechace a los candidatos a representar a los Estados Unidos en Argentina, Hungría y Noruega. En tanto, Rubio, senador de raíces cubanas, fue uno de los que pusieron en apuros a Mamet el día que admitió que no conocía Argentina.

Rubio sostuvo en esa oportunidad que "todos los presidentes han nombrado en cargos políticos a aliados y donantes", pero opinó que en el caso de Buenos Aires se necesitaba a alguien con trayectoria y experiencia. No era el caso de Mamet.

Desde la salida de Vilma Martínez, la sede diplomática en Buenos Aires está bajo el liderazgo del encargado de negocios Kevin Sullivan, un diplomático de carrera que en los últimos tiempos fue blanco de críticas por parte del kirchnerismo. Los cuestionamientos oficialistas contra Sullivan fueron producto de unas declaraciones sobre el litigio que el Gobierno mantiene con los holdouts.