“En Avellaneda y Nazca no se puede ir por la vereda”

Vicente Lourenzo, secretario de prensa de la CAME, habló con Eduardo Serenellini en “El Locutorio” de radio Latina.
Lunes 8 de diciembre de 2014
¿Cómo crece el comercio callejero, Vicente?

Es asombroso y alarmante que en la Ciudad hoy cada vez más se de este fenómeno. En el centro comercial de avenida Avellaneda no se puede ni caminar por la vereda. En ese lugar Viernes y sábados se reducen los carriles de automóviles a dos.

¿Cómo puede ser esto? Estacionamos mal en una avenida y te levanta la grúa. Ahora, acá tenés doble infracción: venta callejera y en la calle que está preparada para que circulen los autos o bicicletas.

Lamentablemente nos dicen que no pueden hacer nada porque no tienen la fuerza suficiente. Vamos a la Policía Federal y no quieren intervenir porque dicen que es una contravención. Entre unos y otros se tiran la pelota pero el problema no se resuelve.

Ahora, cuando el comerciante que está en esa misma cuadra no paga impuestos sí vienen a golpear la puerta.

Si. Muchos son visitados por los organismos de recaudación por si le falta esto o lo otro y en la puerya hay gente tirada en una manta vendiendo mercadería falsificada, ilegal, y nadie va a contra ellos ni contra las mafias que los proveen. A ellos los están obligando a estar en una manta sin darle otra oportunidad.

¿Cuáles son los rubros más perjudicados?

Indumentaria, calzados, lencería. Fundamentalmente estos más ahora que se acercan las fiestas. El mantero es el que mejor precio da porque ese producto es de origen dudoso.