¿Por qué Boca no debería jugar la Copa Libertadores?

El desempate entre Boca y Velez sigue generando polémicas entre los dirigentes. Gámez, flamante presidente del Fortín, se negó a jugar el partido y admite que su equipo está clasificado.
Martes 9 de diciembre de 2014
El encuentro entre Boca y Velez para definir quién fue el mejor equipo de la temporada 2013/14, pese a que todos habían dado por hecho que Vélez ocupaba ese lugar por diferencia de gol.

Pero lo más raro en esto radica en que no sólo fue el periodismo el que consideró en aquel momento que Boca era segundo, sino que la propia AFA también lo dio por sentado por una simple razón: el Xeneize ocupó la plaza para disputar la última Copa Sudamericana (en la que quedó eliminado ante River) precisamente por haber sido segundo de la tabla general 2013/14, ya que de otra forma no la podría haber disputado.

Uno de los artículos del punto 9 del reglamento del Campeonato así lo detalla:

9.2. Los cinco equipos que mayor cantidad de puntos hayan sumado en el Campeonato de Primera División 2013/2014 ocuparán las plazas ARGENTINA 2, 3, 4, 5 y 6, excluidos los equipos que participaron de la Copa Libertadores 2014 (no se tendrá en cuenta la participación en su Primera Fase) y los equipos Clasificados a la Copa Libertadores 2015 según los Puntos 8.1. y 8.3.

Si ambos equipos (Vélez y Boca) hubieran sido primeros, se debería haber disputado un desempate hasta 72 horas después de finalizada la temporada. Si Boca ganaba, se metía directo a la Libertadores 2015 y el Fortín, al haber disputado la Libertadores 2014, no hubiese podido jugar la Sudamericana, por lo que esa plaza le habría quedado a Olimpo por su posición en la tabla general.

Es decir, una serie de irregularidades y omisiones que no sólo benefició a Boca, que se aprovechó en aquel momento de ser segundo para jugar la Sudamericana y ahora se jacta de ser primero para jugar la Libertadores, sino que perjudició directamente a equipos como Olimpo, que se perdieron lo que hubiese sido una histórica chance de disputar un torneo internacional.

De esta forma, lo más correcto sería que Boca dispute la primera fase del certamen de 2015 por ser el mejor equipo argentino de la última Sudamericana (aunque no la debería haber jugado) y Vélez mantenga su lugar para disputar la segunda fase.