Las torturas de CIA sirvieron para hallar a Osama Bin Laden

En un comunicado en respuesta al informe sobre este programa publicado por la Comisión de Inteligencia del Senado, John Brennan ha defendido el papel central que la agencia ha tenido tras los atentados del 11-S en la lucha contra Al Qaeda.
Martes 9 de diciembre de 2014
El director de la CIA, John Brennan, ha salido este martes en defensa de la actuación de la Agencia Central de Inteligencia admitiendo que aunque el programa de interrogatorios "reforzados" tuvo algunas "carencias y errores", sirvió para obtener información fundamental en la lucha contra el terrorismo.

En un comunicado en respuesta al informe sobre este programa publicado por la Comisión de Inteligencia del Senado, Brennan ha defendido el papel central que la agencia ha tenido tras los atentados del 11-S en la lucha contra "Al Qaeda y otras organizaciones terroristas" y que los "sacrificios" hechos por sus agentes "han salvado incontables vidas".

Asimismo, ha recordado que el programa de interrogatorios "reforzados" se puso en marcha por orden del entonces presidente, George W. Bush, y el Departamento de Justicia "determinó entonces que era legal", por lo que la Administración lo avaló plenamente, manteniéndolo en vigor hasta que Barack Obama lo suprimió en enero de 2009.

"Reconocemos que el programa de detención e interrogatorio tuvo carencias y que la agencia cometió errores. Los problemas más serios ocurrieron al principio y emanaron del hecho de que la agencia no estaba preparada y carecía de las competencias necesarias para llevar a cabo un programa mundial y sin precedentes de detención e interrogatorio de presuntos miembros de Al Qaeda y terroristas afiliados", ha proseguido Brennan.

El director de la CIA ha admitido que en la ejecución del mismo "no siempre cumplimos con los altos estándares que nos fijamos a nosotros mismos y que los estadounidenses esperan de nosotros". "Como agencia, hemos aprendido de estos errores", ha asegurado, incidiendo en que por ello se adoptaron medidas para afrontar las "deficiencias institucionales".

En otro orden de cosas, y al contrario de lo apuntado por el informe del Senado, Brennan ha asegurado que estos interrogatorios "sí aportaron información de Inteligencia que ayudó a evitar planes de ataque, capturar a terroristas y salvar vidas". El programa, ha defendido, fue "clave para entender a Al Qaeda".

También ha refutado que desde la agencia no se informara de forma detallada tanto al Congreso como a la Casa Blanca sobre el programa, negando, como sugiere el informe, que "la agencia de forma sistemática e intencionada (les) engañara sobre la efectividad del programa".

En su defensa, Brennan ha recordado que los senadores que han elaborado el informe no realizaron "ninguna entrevista a ningún oficial de la CIA implicado en el programa, lo que habría aportado un valioso contexto y perspectiva respecto a estos acontecimientos".


También han refutado el resultado del informe seis exdirectores y subdirectores de la CIA, entre ellos George Tenet, Porter Goss y Michael Hayden, quienes en un artículo publicado en el 'Wall Street Journal' han calificado de "parcial y plagado de errores" el documento.

Entre los puntos en defensa del programa, han asegurado que estos interrogatorios reforzados fueron los que aportaron la información que en último término llevó a localizar a Osama bin Laden en Abbottabad, en Pakistán.

"La CIA nunca se habría centrado en el individuo que resultó ser el correo personal de Bin Laden sin el programa de detención e interrogatorio", aseguran. "El programa de interrogatorio fue una parte esencial de la base desde la que la CIA y el Ejército estadounidense montaron la operación contra Bin Laden", añaden.

Por otra parte, han argumentado que la publicación del informe perjudicará a la CIA y a sus agentes. En lugar de ello, se debería elogiar a la CIA por su protección del país. "Los dirigentes de Al Qaeda no han conseguido ejecutar otro ataque en el país en estos 13 años, pese a su fuerte deseo de hacerlo", subrayan, atribuyendo "ese éxito a las agresivas políticas antiterroristas y programas de la CIA"