El niño ultra K en el sillón de Rivadavia

Domingo 14 de diciembre de 2014
Casey Wander cumplió su sueño. Al menos por un instante, se sintió presidente. El chico de 11 años que se declaró ferviente kirchnerista se sentó en el sillón de Rivadavia durante su encuentro con Cristina Kirchner en la Casa Rosada.

"Lo conocí, no saben lo que es... Lo recibí en la Casa de Gobierno, sin fotos y sin cámaras para que esos buitres mediáticos no se ensañaran con un chico que siente y que piensa su patria", dijo ayer la jefa del Estado en el acto en la Plaza de Mayo por los 31 años de democracia.

Y agregó: "¿Saben qué les molestó? Que fuera rubio, que tuviera ojos celestes y que se llamara Casey Wander".

La madre del chico, Nydia Lirola, subió hoy la foto del encuentro a la red social Facebook. "Probando el sillón para 2047", escribió Lirola en su muro cuando adjuntó la imagen de Casey en el despacho presidencial.

El niño de 11 años saltó a la fama en octubre pasado cuando fue entrevistado por la TV Pública durante el homenaje al ex presidente Néstor Kirchner, en el predio de la ex ESMA, al cumplirse cuatro años de su muerte. Durante el reportaje, Casey Wander dijo que quiere ser presidente en 2050, cuando tenga 47 años.