La Justicia procesó a dos fiscales por intentar desviar la causa contra Lázaro Báez

Carlos Gonella y Omar Orsi, cercanos a la Procuración General de la Nación, Gils Carbó, fueron procesados por el delito de "prevaricato" por el juez federal Martínez De Giorgi. Habían hecho una investigación, donde se involucraba a Báez, pero no apuntaron contra él.
Lunes 15 de diciembre de 2014
El titular de Procuraduría Adjunta de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), Carlos Gonella, y el coordinador del área, Omar Orsi, fueron procesados por el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi por el delito de prevaricato.

Según fuentes judiciales, el juez tomó la decisión de avanzar con la causa al conocer que en la Procelac se había hecho una investigación interna que involucraba a Báez y sus empresas. Pero cuando intervinieron en el requerimiento de instrucción en un caso por lavado de dinero no apuntaron al empresario de la construcción.

El programa de televisión "Periodismo para Todos" había denunciado a Báez por presunto lavado de dinero y se inició una causa judicial que quedó a cargo del juez Sebastián Casanello y del fiscal Guillermo Marijuán.

Marijuán estaba de licencia y era reemplazado por el fiscal Ramiro González, quien recibió el apoyo en la causa de Gonella y Orsi, como especialistas en lavado de dinero por su rol en la PROCELAC.

A pesar de que la investigación periodística nombraba a Báez, a su hijo Martín, al contador Daniel Pérez Gadín y a otras personas allegadas al empresario, los fiscales solo pidieron abrir una causa contra Leonardo Fariña y el financista Federico Elaskar por una serie de Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS) que había en su contra.

Cuando Marijuán retornó de su licencia imputó a Báez y a otras personas y criticó duramente a Gonella y a Orsi, quienes fueron denunciados penalmente junto con Gils Carbó por la diputada nacional Elisa Carrió.

El juez Martínez de Giorgi citó a indagatoria a los fiscales porque detectó que la PROCELAC ya investiga de oficio a Báez y eso no lo plasmaron en el requerimiento de instrucción.

También el magistrado tuvo en cuenta que varios empleados de la Fiscalía de Marijuán declararon que existió un borrador en el que se acusaba a Báez y que después quedó afuera.