Aníbal Fernández: "Nunca tuvo nada de seriedad la candidatura de CFK al Parlasur"

El designado como secretario general de Presidencia, en reemplazo de Oscar Parrilli, se definió como “un wing izquierdo habilidoso”. Sobre las renuncias de Héctor Icazuriaga y Francisco Larcher a Inteligencia dijo no saber la razón.
Miércoles 17 de diciembre de 2014
El designado secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, consideró que "nunca tuvo nada de seriedad la candidatura de Cristina Kirchner al Parlasur" que había trascendido como especulación.


Se mostró esta mañana "feliz" de regresar al Gobierno nacional y adelantó que apuntará a "comunicar" las posiciones del Ejecutivo sin "cambiar" su habitual estilo.

"Mi rol es diametralmente opuesto al de (Oscar) Parrilli, si hubiesen buscado uno parecido no me llamaban", señaló Fernández, al referirse a la comunicación fluida que mantiene a través de medios de comunicación.

Fernández dijo que parte de su tarea será que "siga comunicando como lo hacía antes como senador por buena voluntad, pero ahora desde la Casa de Gobierno".

"Tengo canas en la cabeza y tengo una formación más aplomada para mirar las cosas con un poquito más de paz", subrayó.

Además, explicó: "si hubiesen querido alguien más pasivo o con una actitud distinta respecto a la comunicación del Gobierno, hubiesen llevado a otra persona".

"En la charla que tuve con la Presidenta, lo que se habló es que soy quien soy. No va a cambiar nada de que lo he hecho hasta el momento. Uno ha madurado, tengo una formación más aplomada que me permite mirar las cosas con un poco más de paz y menos confrontación, que lo pienso aplicar en la gestión", señaló.

Por otra parte, prefirió utilizar una metáfora futbolera al considerar que regresa a la gestión de la presidenta Cristina Kirchner por ser un "wing izquierdo habilidoso".

Afirmó que no sintió su designación en la Secretaría General de la Presidencia como una "reivindicación" y se mostró "feliz" por el nombramiento.

"Me llevan sin beneficio de inventario. Soy quien soy y no va a cambiar nada de lo que he hecho hasta el momento", señaló el saliente senador.

Destacó que tiene "una formación un poquito más aplomada" para comunicar las acciones de gobierno y precisó que asumirá a las 20.30, ya que hoy participará de la última sesión del año en el Senado.

Señaló además que en una entrevista que mantuvo en las últimas horas con la presidenta Cristina Kirchner no la vio "preocupada para nada".



Ayer, la presidenta Kirchner desplazó a la cúpula de la Secretaría de Inteligencia y designó al frente de esa área a Parrilli, quien a su vez será reemplazado como secretario general de la Presidencia por el senador Fernández, que volverá al Gabinete nacional.

En una ceremonia en el tradicional Salón Blanco de la Casa Rosada, la mandataria le tomó juramento a Parrilli en su nuevo cargo bajo la fórmula "por Dios, por la Patria y por los Santos Evangelios", acompañada por el Gabinete en pleno, el vicepresidente Amado Boudou y el hasta hoy jefe de la SI (ex SIDE), Héctor Icazuriaga, quien se despidió afectuosamente de la mandataria con un abrazo.

El recambio se produjo a raíz de la disconformidad de la mandataria respecto del funcionamiento de la Secretaría de Inteligencia, por lo que les pidió la renuncia a Icazuriaga y al subsecretario del área, Francisco Larcher, y designó allí a Parrilli, un hombre de su extrema confianza que forma parte de la gestión kirchnerista desde el primer día.