“No compre en la calle juguetes; no le compre al mantero”

Carlos Restaino, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Empresas de Juguetes y Afines (AADEJA), habló con Eduardo Serenellini en “El Locutorio” de radio Latina.
Miércoles 17 de diciembre de 2014

¿Cómo anda la industria? Supongo que bien porque esta es la época de las ventas...

El juguete tiene 70% de sus ventas en dos picos: el Día del Niño y estas fiestas. El resto del año hay un amesetamiento. Regalos de cumpleaños, nacimientos, fechas raras. El gran volumen se vende en estas dos fechas. Si una juguetera no vende en estos momentos no quedará bien.

¿Ustedes agrupan a la industria o a quienes comercializan e importan?

Nuestra entidad es abierta. Toda aquella empresa que tenga que ver con el juguete o haga del juguete su actividad principal puede asociarse. Nuestros socios son fabricantes, importadores, distribuidores, cadenas comerciales y la única empresa internacional que quedó en el país que es Mattel

¿Qué dice la asociación de los que venden juguetes en la vereda?

Lo que estamos reiterando es lo siguiente: el juguete tiene una serie de normas y resoluciones que lo tienden a hacer seguro y sano. Una empresa para poder exhibir y vender, debe cumplir normas y certificarlos.

¿Cómo lo sabe la señora que va a comprar el juguete? ¿Cómo sabe que el juguete que compra está dentro de esa norma?

Sencillo. Vaya a la juguetería. No compre en la calle. No compre al mantero. No compre al que ofrece un juguete en los semáforos. Lo mejor que puede hacer es ir a las cadenas comerciales, a los comercios chico o a los lugares donde el producto exhiba en la caja una “S” que es el símbolo de seguridad.

Me decía una mamá que tiene mucho gancho lo que venden los programas en el cables pero cuando van a buscar ese producto no lo encuentran.

Eso depende de tres efectos. Primero, ese juguete está frenado por una autorización que no sale de la secretaría de comercio. Han penalizado a las empresas jugueteras y han privilegiado a los supermercados. Los primeros siete importadores de juguetes son los supermercados, una empresa de comida rápida y una de chocolate. El otro problema es la demora en tener las autorizaciones. Si una empresa recibe la DJAI ahora, no le sirve para nada. Para los jugueteros la temporada terminó hace un mes y medio.