EE.UU/Cuba: el primer paso

Viernes 19 de diciembre de 2014
Lo que resta andar no sera fácil. Barack Obama y Raúl Castro acordaron hacer el anuncio a sus respectivos pueblos, a la misma hora.

Obama, en su discurso, dejo de lado la acusación hacia Cuba de la exportación de la guerrilla hacia Sudamérica y África.
Castro se olvido del gastado relato del imperialismo enfatizando que la decisión de Obama merecía el respeto del pueblo cubano.

El presidente estadounidense parafraseo a Einstein al señalar que no se podía repetir durante cincuenta años mas lo que se había hecho hasta ese momento, ya que no se lograron resultados diferentes.

Hasta dijo en español, que todos eramos americanos. Esto no viene nada mal teniendo en cuenta que los Estados Unidos se han arrogado para si el uso exclusivo del termino América. Y ya que estamos en el camino de enderezar entuertos, seria bueno que se buscaran un nombre para su país.

En sus discursos, ambos presidentes destacaron el muy buen trabajo de mediación de Su Santidad el Papa Francisco (la diplomacia vaticana conoce muy bien el arte de negociar) y de Stephen Harper, primer ministro del Reino de Canadá; a lo que habría que agregar a dos senadores yanquis, Tom Udall y Jeff Flake.

Un hecho que quedara en la historia tiene como protagonista a otro Papa.
Juan Pablo II con el Muro de Berlín (la Cortina de Acero como la llamo Churchill).
Pero aun quedaba un resabio de la Guerra Fría.
Otro Papa, en este caso Francisco, tuvo una importante función en su derribo.

En algún momento conoceremos la magnitud del trabajo que hicieron ambos pontífices, aunque NUNCA hay que olvidar que en esto ha habido un trabajo de tres: Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco.

Las repercusiones llegaron de forma inmediata.
El exilio cubano ha calificado a Obama de traidor y cobarde y ya han anunciado manifestaciones.
Muchos están convencidos que esto ha sido una victoria de La Habana.
Otros cubano-estadounidenses tienen una visión mas esperanzadora porque creen que esto traerá una apertura democrática para la isla.

De todas forma, el mundo es mas complejo de lo que la mayoría cree y las soluciones nunca son sencillas.

Hay que entender algo desde el vamos.
Esta es una jugada económica que tiene repercusiones políticas y no al revés.
Canadá tiene intereses en la isla.
Los españoles manejan el turismo de Cuba.
China ya ha apuntado sus cañones hacia América al igual que Rusia.
Estados Unidos se estaba quedando afuera.
Por su parte Cuba sigue en una continua decadencia, mendigando ayuda, primero de los soviéticos, y hasta hace poco de los venezolanos.
Pero estos ya no tienen aliento para seguir ayudándolos.

A Barack Obama le quedan dos años de gobierno. Dos años difíciles de gobierno. Dos años de pato cojo.
Es por eso que ha tomado iniciativas, sobre todo pensando en el caudal electoral que necesitara el próximo candidato presidencial demócrata, tal vez Hillary.
He ahí la razón de sus acciones unilaterales: inmigración (que beneficia sobre todo a los hispanos), cambio climático y ahora Cuba.

El problema radica que esto tiene que ser refrendado por el Congreso.

Pero el Congreso esta en manos de los republicanos que le han dicho que no a estas tres cosas.
Solo se ha resquebrajado el hielo.

Podrá hasta abrirse una embajada en La Habana, pero habrá que ver si pondrá a un embajador o solo a un encargado de negocios.


SOLO SE HA DADO EL PRIMER PASO.
El bloqueo sigue, no se ha quitado.
Se espera que Cuba deje de ser una dictadura y pueda convertirse en una democracia.

Este cambio le traerá beneficios económicos, seguramente. Y hasta crecimiento.

Pero, cuidado, que China también tiene poderío económico, pero sigue siendo una dictadura comunista.

Pero vale la pena ser optimista, con la ayuda de Dios (o la de Francisco).
ES VERDAD, UN CAMINO DE MIL MILLAS COMIENZA CON UN SIMPLE PASO.