Multinacionales rusas suspenden suministros por caída del rublo

Compañías de todos los sectores tomaron temporariamente la medida para evitar pérdidas. Aseguran que nadie sabe con qué cotización hacer las cuentas. Se ven afectados desde el textil hasta el automotriz.
Viernes 19 de diciembre de 2014
La incertidumbre en torno al futuro del rublo, que se devaluó en más del 50 por ciento en pocos meses, obligó a muchas compañías multinacionales de todos los sectores, desde el textil hasta la automotriz, a suspender temporalmente los suministros a Rusia para no sufrir pérdidas.

Así, la española Inditex, que apuesta por ese país como el mercado con más perspectivas para la expansión de sus locales en los próximos años, figura entre los gigantes del textil que ha tomado esta medida a la espera de que el rublo se estabilice, según informó hoy el diario Védomosti.

También BNS Group, la corporación que dirige en Rusia las cadenas de ropa Calvin Klein, Armani Jeans, Michael Kors y TopShop, se sumó a sus competidores a la hora de cesar los suministros.

El director general de la filial rusa de TopShop, minorista textil británico que opera en 37 países, explicó a Védomosti que la decisión está motivada por las fuertes oscilaciones que sufrió la moneda rusa en la última semana.

"El precio de coste es virtual, porque nadie sabe con qué cotización hacer las cuentas", apuntó el ejecutivo en relación al problema con el que se encontraron los importadores que adquieren sus mercancías en dólares y euros.

En tanto, la multinacional sueca Ikea, que anunció a mediados de la semana una subida de precios a partir de mañana, suspendió ayer la venta de muebles de cocina y electrodomésticos en sus comercios de Rusia ante el exceso de demanda.

Los principales fabricantes de automóviles, entre ellos el gigante General Motors, y también la mayoría de los concesionarios fueron más lejos y paralizaron todas las ventas en Rusia, según constató el prestigioso diario Kommersant.