Cinco misterios que rodean la investigación del caso Benedit

La muerte del asesor financiero Mariano Benedit se habría tratado de un suicidio pero varias incógnitas clave no permiten descartar la hipótesis de un crimen.
Domingo 21 de diciembre de 2014
Los investigadores del caso del asesor financiero Mariano Benedit manejan como principal hipótesis que se trató de un suicidio y esperan por confirmar la teoría mediante las cámaras de seguridad de la zona.

Sin embargo, el caso aún presenta muchos cabos sueltos e incógnitas que no permiten descartar definitivamente que se haya tratado de un crimen.

Varios puntos oscuros rodean la muerte del joven de 32 años. El primero es el motivo de su muerte. La justicia estableció que el arma encontrada al lado del cuerpo de Benedit era suya y estaba registrada desde hacía dos años en el Renar. El asesor financiero era diestro, según confirmaron sus hermanos. Además, la prueba de Dermotest dio positivo: se detectaron rastros de pólvora en su mano derecha.

Todos los indicios coinciden con un suicidio. La única posibilidad de que haya ocurrido otra cosa es que alguien lo haya inducido o que haya montado muy bien un escenario falso. Por ahora, no hay nada que indique esto.

El segundo punto lo constituyen las acciones previas a su muerte. El martes a las 10.30 de la mañana Benedit retiró dinero de una caja de seguridad que tiene su familia en la Bolsa de Valores, Luego habría ido a su oficina de la calle Esmeralda 1066, donde dejó las llaves de esa caja. Más tarde, el asesor financiero pasó por su casa de Recoleta y salió de allí a las 12.30 en su moto. A las 12.24 llamó a un familiar por su celular y no volvió a usarlo. No se sabe a dónde iba: una hermana dijo que a las 13 se encontraría con ella, pero otros testigos afirmaron que iba a reunirse con un “cliente” al que nadie identificó aún. Los investigadores buscan establecer con quién estuvo en esas horas y qué hizo.

En tercer lugar, los investigadores no determinaron el destino de los 250 mil dólares que Benedit retiró antes de morir. La fiscal de la causa, Graciela Bugeiro, indicó que la víctima se encontraba en una “situación financiera complicada”. El “Gordo”, como lo apodaban sus amigos, le debía al menos 750.000 dólares a distintos acreedores y 600.000 pesos a bancos.

Cuarto: la moto Honda Tornado 250 blanca con la que salió de su casa nunca fue encontrada.

Finalmente, en quinto lugar, los investigadores quieren hablar de esto con el socio de Benedit, llamado Francisco Brigiler, pero no saben dónde está. Antes de que apareciera el cuerpo le pidieron las llaves de la oficina que compartían y las envió con un cadete. El jueves la División Homicidios la allanó y se encontraron con que alguien se había llevado todas las computadoras. También fueron a la casa del joven y secuestraron otra computadora. En un primer análisis determinaron que habían sido borrados decenas de archivos de manera reciente.