Por pedido del Gobierno, Galuccio renunciará a YPF

El anuncio oficial sería en la próxima asamblea de directivos, el 30 de abril. Para que la decisión quede firme, el directorio y, en particular, la asamblea de accionistas debería convalidar su decisión.
Miércoles 9 de marzo de 2016
El presidente y CEO de YPF, Miguel Galuccio, renunció a su cargo por "diferencias irreconciliables" con el Gobierno nacional, pero se irá en abril por un pedido oficial para una transición ordenada, y ya suena el nombre de un posible reemplazante.

A minutos de la confirmación de la renuncia, comenzó a circular en el mercado que el Gobierno ya le ofreció el cargo al actual director general de la sucursal argentina de Total Austral, Javier Rielo.

Este contador que se desempeña desde 2007 como director de la gasífera es conocido en el mercado y tiene buen diálogo con los hermanos Bulgheroni, de Bridas, dado que también trabajó en esa compañía.

El número 1 de la petrolera estatal decidió dejar su cargo por la diferencia de enfoque con el ministro de Energía, Juan José Aranguren, para enfrentar la crisis desatada en la Patagonia por la caída del precio internacional del petróleo.

Dos legisladores que la semana pasada se reunieron con Aranguren para respaldar el tarifazo eléctrico reconocieron que el ministro expresó durísimas críticas contra Galuccio por "sobreendeudar" a la petrolera que controla el Estado argentino.

Esta mañana, mientras Galuccio le confirmaba su dimisión a operadores del mercado con los que conserva muy buena relación, los petroleros de la Patagonia llevan adelante negociaciones ante el riesgo de una estampida de despidos.

El secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado del Chubut, Jorge "Loma" Ávila, se reunirá hoy con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca para tratar de convencer a las petroleras que suspendan, pero que no despidas.

Galuccio es un convencido de que había que pasar dos años duros por los deprimidos precios del crudo a nivel mundial, pero que la recuperación vendría en 2018, por lo que buscaba sostener la actividad en un mínimo para no perder "talentos".

Pero el CEO había perdido ya hasta el apoyo del sindicalismo sectorial: el secretario general del Sindicato del Gas y Petróleo de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, lo acusó de querer implementar un severo plan de ajuste con el despido de 2.000 personas, lo que fue categóricamente desmentido.

Ahora, en medio de la crisis petrolera y ante una gélida relación con Aranguren, Galuccio decidió ponerle fin a su gestión en YPF, que comenzó en noviembre 2012 por designación de la entonces presidenta Cristina Kirchner.

Operadores del mercado dijeron: "Miguel se va porque no quiere ser la mano ejecutora de los despidos en YPF, que para el gobierno son inevitables porque no piensa en subsidiar a la compañía".

Las fuentes consultadas sostienen que los despidos arrancará en mayo, cuando termine la tregua fijada en palabras por el Gobierno con los dos referentes sindicales más importantes del sector: Pereyra y el "loma" Ávila.

Si bien el CEO ya confirmó su renuncia al Gobierno y al mercado, renunciará oficialmente en la próxima asamblea de directivos, a realizarse el 30 de abril, por un pedido que le llegó del ministerio de Energía.