Sigue en estado crítico la enfermera británica con ébola

Domingo 4 de enero de 2015
La enfermera británica contaminada por el virus del Ébola se debatía entre la vida y la muerte este domingo, mientras un auxiliar de enfermería será puesto en observación en Estados Unidos a su regreso de Sierra Leona, donde se detectaron nuevos focos.

El hospital londinense Royal Free Hospital, donde la enfermera se encuentra aislada desde el martes, anunció el sábado que Pauline Cafferkey, de 39 años, se encontraba en estado crítico.

"Su estado se ha degradado mucho en los últimos dos días", explicó el hospital.

El ministro de Sanidad británico, Jeremy Hunt, aseguró que estaba recibiendo los mejores cuidados, y el primer ministro David Cameron dijo en Twitter que su "pensamiento y rezos" se encontraban con la enferma.

La paciente había aceptado en los últimos días recibir un tratamiento antiviral experimental y plasma sanguíneo extraído a una persona que superó previamente la enfermedad, con la esperanza de que los anticuerpos presentes en el mismo la ayuden a combatir el virus.

Para el profesor Hugh Pennington, experto en microbiología, a partir de ahora la enfermera, que trabajaba en Sierra Leona para la organización Save the Children, solo podrá contar con la suerte para sobrevivir.

"El plasma es probablemente su mejor esperanza de tratamiento", considera.

Cafferkey es la segunda persona que recibe tratamiento contra el ébola en el Reino Unido, después de que el enfermero voluntario William Pooley fuera internado y se recuperara satisfactoriamente en el mismo hospital, tras lo cual decidió volver a Sierra Leona.

La enfermera dio positivo el lunes en Glasgow, en Escocia, a su regreso de una misión en Sierra Leona.