Caso Chomnalez en foja cero: liberan a los detenidos

Soy "un chivo expiatorio", afirmó el hombre que fue liberado tras prestar declaración indagatoria a la jueza uruguaya Marcela López.
Domingo 4 de enero de 2015
Un hombre de 35 años, pescador que vive en cercanías a localidad uruguaya de Valizas y que estaba detenido por el crimen de la adolescente Lola Chomnalez, fue liberado luego de ser indagado por la jueza uruguaya Marcela López.

De esta manera, ya no quedan detenidos por el asesinato de la adolescente de 15 años.

Este pescador había asegurado antes de declarar que es "un chivo expiatorio" y no tiene "nada que ver" con el hecho.

El hombre que fue mencionado en la causa por otros indagados, porque, al parecer habría mantenido un vínculo con la joven, prestó declaración este domingo ante la jueza penal de Rocha, Marcela López, y luego fue liberado.

Antes de entrar a declarar ante la magistrada, el hombre se desligó del episodio al asegurar: "Soy un chivo expiatorio, no tengo nada que ver, yo estaba con mi familia".

"No conozco a nadie (en referencia a la adolescente), soy pescador", afirmó en declaraciones a la prensa.

Por otro lado, un hombre de 50 años cuyo hijo halló el cadáver de Lola Chomnalez, la adolescente argentina que fue encontrada semienterrada el último martes en una playa de la localidad uruguaya de Valizas, también se encontraba en la mira de los investigadores como un nuevo sospechoso del hecho.

La Justicia uruguaya tendría dudas sobre el relato que dio el hombre, quien dijo que encontraron el cadáver luego de seguir huellas humanas en la playa que los condujeron al lugar donde hallaron a la adolescente.

Por esa razón, la jueza López le iba a tomar este domingo declaración para corroborar sus dichos.

Asimismo, se esperaba que la magistrada le tome declaración a una ciudadana francesa mientras que los investigadores buscaban este domingo analizar distintas hipótesis para intentar esclarecer
el hecho.

La adolescente Lola Chomnalez se encontraba de vacaciones en el balneario Valizas en la ciudad uruguaya de Rocha en la casa de su madrina cuando el domingo 28 de diciembre por la tarde salió a caminar por la playa y desapareció.

Luego de una intensa búsqueda su cuerpo fue hallado dos días después, el martes 30, enterrado a varios metros de la costa en una zona de difícil acceso por la densa vegetación del lugar.

Los resultados de la autopsia revelaron que la joven murió asfixiada por arena en un intento por respirar y el examen forense indicó en primera instancia que no hubo abuso sexual.