Barcelona, en crisis: el presidente echó al director deportivo

Lunes 5 de enero de 2015
El Barcelona anunció que el presidente del club Josep Maria Bartomeu decidió rescindir el contrato del director deportivo Andoni Zubizarreta, este lunes en un comunicado, y minutos después renunció como adjunto a la dirección de fútbol Carles Puyol, que había accedido al puesto al principio de esta temporada.

"El presidente del FC Barcelona Josep Maria Bartomeu ha decidido rescindir el contrato del hasta hoy director de fútbol del club Andoni Zubizarreta", anunció el Barcelona.

"El presidente, en nombre de la entidad, agradece a Andoni Zubizarreta su aportación, dedicación y profesionalidad en estos últimos cuatro años al frente de la dirección de fútbol del club", continuó la entidad azulgrana.

Además de echar a Zubizarreta, en el cargo desde julio de 2010, el club anunció que el miércoles a las 12h00 (hora argentina) el presidente brindará una conferencia de prensa ante los medios en el Camp Nou.

Cuatro horas más tarde, la junta directiva celebrará una reunión extraordinaria con la sanción de la FIFA como único tema del orden del día.

El 3 de enero el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS) confirmó la sanción de la FIFA al Barcelona que le impide fichar jugadores hasta el mercado de fichajes de enero de 2016 debido a que la federación internacional estimó que el club no había respetado las reglas sobre protección de jugadores menores de edad.

En este sentido, Zubizarreta declaró el domingo, tras la derrota 1-0 ante la Real Sociedad en San Sebastián, que su cargo estaba "a disposición del presidente".

"Asumir la responsabilidad es explicar los hechos, cómo se tomaron las decisiones, pero poco tendría que explicar porque el vicepresidente que tenía es el presidente actual", dijo cuando se le preguntó sobre su responsabilidad en la sanción de la FIFA.

Puyol anuncia su marcha.

Minutos después del anuncio de la destitución de Zubizarreta, renunció a su puesto de adjunto a la dirección de fútbol Puyol, emblemático capitán azulgrana que accedió al cargo al principio de esta temporada, después de retirarse al final del pasado curso.

"Por el presente comunicado os quiero anunciar que he decidido dar por finalizada mi relación laboral con el Fútbol Club Barcelona", señaló Puyol en un texto que publicó en su cuenta de la red social Facebook.

"Estos tres meses y medio me han dado la oportunidad de ver el otro lado del club. He aprendido mucho, estoy muy agradecido y, ahora, quisiera experimentar otras cosas desde otra perspectiva y desde otros lugares. Quiero crecer tanto personal como profesionalmente para que, en un futuro, ojalá pueda regresar a esta casa", añadió Puyol, que finalizó su mensaje con un elocuente Visca el Barça.

El Tiburón, de 36 años, uno de los jugadores bandera de la mejor época del Barcelona, llevaba en el club desde 1995,
cuando se incorporó para jugar en las categorías inferiores.

Zubi, criticado por los fichajes.

Zubizarreta, encargado de la política deportiva del club desde que regresara de la mano del expresidente Sandro Rosell, había sido muy discutido en los últimos meses por los fichajes que gestionó el pasado verano boreal.

Los medios cuestionaron los 20 millones pagados al Valencia por el francés Jeremy Mathieu, de 31 años, y también haber optado por el internacional belga del Arsenal Thomas Vermaelen, lastrado por las lesiones en los últimos años y que todavía no ha podido debutar en el Barcelona por esta razón.

También fue controvertida la llegada del brasileño Douglas Pereira, fichado del Sao Paulo, del que se cuestiona su nivel para jugar en el Barcelona, con el que casi no ha dispuesto de
minutos.

La destitución de Zubizarreta y la renuncia de Puyol se añaden al decepcionante inicio de 2015 del equipo azulgrana, que perdió el domingo ante la Real Sociedad la oportunidad de situarse líder de la Liga en un partido en el que el técnico Luis Enrique dejó en el banquillo a sus dos estrellas, el argentino Lionel Messi y el brasileño Neymar.

La suplencia de Messi desencadenó los rumores sobre su mala relación con Luis Enrique. Este lunes, en el tradicional entrenamiento abierto al público de principios de año, el argentino se ausentó por una gastroenteritis.