Una joven murió asfixiada durante un festejo tradicional

A las quinceañeras las arrojan a un pozo de lodo para celebrar su cumpleaños. La joven, que había comido minutos antes, falleció al aspirar su propio vómito en medio de la "embarrada".
Lunes 5 de enero de 2015
Una adolescente que celebraba sus 15 años en la ciudad chaqueña de Charata murió tras ser arrojada por familiares y amigos a un charco de barro que había sido cavado frente al domicilio de la víctima, en el marco de un "festejo" tradicional de esa localidad.

La Policía del Chaco informó que el hecho se registró a primera hora en el barrio Libertad de Charata, una ciudad situada 253 kilómetros al oeste de Resistencia, cuando un grupo de familiares y amigos decidió sacar a la joven Florencia Ledesma a la vereda para someterla a la tradicional "embarrada".

Tras ser enlodada completamente junto a una hermana la quinceañera comenzó a realizar señas desesperadas a sus familiares, que habían cavado un pozo de barro para cumplir con esa práctica que tradicionalmente se lleva a cabo en esta zona del Chaco como festejo para las jóvenes que celebran sus 15 años de edad.

En medio de este llamativo festejo la joven comenzó a "mover sus manos sin poder emitir palabras y con dificultad en la respiración, acción a la que los familiares no le dieron importancia dado que creían que se trataba de una broma", informaron fuentes policiales.

Efectivos policiales y personal de la División Bomberos llegaron al lugar tras un llamado de emergencia, que se produjo sólo cuando la joven se desvaneció, y decidieron una derivación de urgencia al hospital Enrique V. de Llamas de Charata, puesto que la menor de edad no reaccionaba a las tareas de reanimación de emergencia.

La adolescente ingresó alrededor de las 0,25 ya sin vida al centro asistencial.

Las autoridades sanitarias informaron que el deceso se produjo por un "paro cardiorespiratorio por obstrucción de vías aéreas", tras lo cual se hizo entrega del cadáver a sus familiares, mientras comenzó a sumariarse una investigación judicial para esclarecer las circunstancias del hecho.

La directora del hospital de Charata, María Oliva, informó a la prensa local que la adolescente no se habría asfixiado por acción del barro, sino por una regurgitación de alimentos que había ingerido minutos antes.

"Probablemente vomitó y broncoaspiró", dijo la jefe del centro asistencial.