Otra fuerte caída del precio del petróleo en el mundo

En Wall Street llegó a operarse a u$s49,95 por primera vez desde abril de 2009 y cerró a u$s50,04 el barril. El Brent descendió a u$s53,11. El crudo perdió más de la mitad de su valor desde mediados de 2014.
Lunes 5 de enero de 2015
El precio del petróleo de Texas (WTI) cerró este lunes con una caída del 5% y terminó con u$s50,04 el barril, en una desplome que durante la sesión llevó al precio por debajo de la barrera psicológica de los 50 dólares.

Al término de la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en febrero próximo, el mes de referencia, bajaron 2,65 dólares respecto al cierre del viernes.

El WTI llegó a tocar un mínimo de u$s49,95 el barril, moviéndose en unos niveles que no se veían desde hace más de cinco años.

La caída en el WTI, de referencia en Estados Unidos, es parecida a la del Brent, de referencia en Europa y en los mercados globales, que se desplomó un 5,9% y terminó con un precio de u$s53,11 el barril en el mercado de futuros de Londres.

Al explicar el movimiento brusco del precio, los analistas lo atribuyeron a informes sobre un incremento de la producción de crudo en Rusia e Irak, lo que se suma al sentimiento que existe desde hace meses sobre un exceso de oferta en el mercado.

Los precios internacionales del petróleo comenzaron a caer de una forma pronunciada a fines de septiembre pasado y el desplome se agudizó después de una reunión que celebró el pasado 27 de noviembre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

En esa reunión, la OPEP decidió mantener su producción en los actuales niveles, unos 30 millones de barriles diarios, a pesar de que algunos miembros, como Venezuela, estaban pidiendo una reducción para equilibrar los precios internacionales del crudo.

El barril del crudo de Texas se mantenía por encima de los 50 dólares desde el cierre del 29 de abril de 2009, cuando llegó a los 50,97 dólares.

El WTI terminó el año pasado con un precio de u$s53,27, con una pérdida anual del 45,9% y con una reducción del 50% desde el máximo anual, anotado el 20 de junio, cuando llegó a los 107,26 dólares.

Se acelera la caída

El desplome fue atribuido por los analistas a nuevos datos sobre un incremento de la producción de petróleo en Rusia. Es que la producción de crudo de ese país anotó un máximo postsoviético el año pasado al promediar 10,58 millones de barriles por día (bpd), un incremento del 0,7 por ciento gracias a pequeños productores no estatales, según datos aportados este lunes por el Ministerio de Energía en Moscú.

También Irak ha puesto su grano de arena en la caída de los precios. Sus exportaciones alcanzaron en diciembre su máximo nivel desde 1980, dijo un vocero del Ministerio del Petróleo, con ventas récord desde las terminales del sur del país.

Ha sido en este contexto de sobreoferta que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) decidió no reducir su producción y optó por permitir que el mercado halle su propio nivel de precios.