Iglesia mantiene el hermetismo sobre cura preso por abuso

El arzobispo de Salta, Mario Antonio Cargnello, todavía no hizo declaraciones. Alessandro De Rossi fue apresado en Roma acusado de abuso sexual agravado en Argentina.
Martes 6 de enero de 2015
La detención del cura Alessandro De Rossi, acusado de abuso sexual agravado, sacudió a la comunidad católica y generó conmoción en la institución.

Sin embargo, la Iglesia salteña evitó hacer declaraciones sobre el caso y el Arzobispado continúa en receso hasta el 31 de enero en pleno escándalo.

Ni Oscar Ossola, el presbítero que trajo a Salta por primera vez a De Rossi, ni Mario Antonio Cargnello, el arzobispo que le adjudicó el manejo de la vicaría María Medianera, quisieron hablar sobre la grave acusación que pesa sobre el italiano detenido recientemente en Roma.

Por su parte, la diócesis de Roma, cuyo obispo es el Papa Francisco, expresó “dolor y desconcierto” por la noticia y destacó su “plena confianza” en la justicia italiana.

“Dolor y desconcierto en el vicariato por la detención del sacerdote romano, Alessandro De Rossi, por mandato de la magistratura argentina y por hechos que se remontarían al tiempo en el cual era misionero en el país sudamericano”, indicó el comunicado.

No obstante, según trascendió sería el propio arzobispo Cargnello quien mañana manifestará cuál es la postura de la Iglesia salteña frente a la grave acusación que le valió a De Rossi la detención en Italia, en manos de la Interpol.