Los tres detenidos por el crimen de Lola declararán esta tarde

Ellos son un amigo del hombre que es buscado por la policía, del cual se difundió un identikit, y otros dos que que fueron observados en un toque de tambores en la playa al que asistió Lola.
Martes 6 de enero de 2015
Tres detenidos por el caso Lola Luna Chomnalez declararán esta tarde ante la magistrada Marcela López. Entre los apresados hay un hombre que trabajó junto con un nuevo sospechoso del caso, que aún no ha sido detenido, arreglando un techo en Valizas en 27 de diciembre.

Para dar con su paradero, el Ministerio del Interior divulgó un identikit para que pueda ser identificado por la población."El que está desaparecido es el más sospechoso", sostuvo.

Bajo el rótulo de "homicidio", el Ministerio del Interior emitió una identificación facial con la cara dibujada del hombre que se busca como nuevo sospechoso del asesinato de la adolescente argentina Lola Luna Chomnalez. La descripción en el comunicado oficial refiere a un hombre de ojos marrones y piel curtida, muy delgado, de aproximadamente 1.70, y que tiene entre 45 y 50 años.

Según fuentes de la investigación citadas por la prensa local, el hombre tendría características similares al que fue visto por testigos perseguir a Lola mientras caminaba por la playa.

En Valizas, el sospechoso, que no tendría antecedentes penales, vestía una remera Hering, bermudas de jean y zapatillas.

Mientras trataba de dar con el albañil, la Policía detuvo a un amigo que cuenta con varios ranchos levantados en esa zona de la costa marítima uruguaya, para alquilarlos en temporada veraniega.

En tanto, la Policía también demoró a otros dos hombres que fueron observados en un toque de tambores en la playa al que asistió la adolescente de 15 años la noche anterior a su desaparición y uno de ellos tendría marcas de pelea en sus brazos.

Las principales hipótesis que se barajaban por el momento los investigadores al mando de la jueza Marcela López Moroy, y la fiscal Soledad Barriola, refieren a un intento de robo, hipótesis que se refuerza con la desaparición de la mochila en la que la chica llevaba dinero.

Como la ropa de la chica fue encontrada intacta y no hay rastros de ataque sexual, se cree que el asesino intentó degollar a la adolescente con un arma cortante, la golpeó en el cráneo, probablemente en el rostro y finalmente la asfixió contra la arena, de acuerdo con los datos recolectados por los forenses en la autopsia.