Alerta en Francia: sospechosos están atrincherados, dicen

El primer ministro francés dijo el jueves que temía que los militantes islamistas que mataron a 12 personas pudieran atacar de nuevo, en medio de una incesante persecución de dos sospechosos.
Jueves 8 de enero de 2015
Fuerzas antiterroristas francesas se concentraban el jueves en una zona del noreste de París, luego de que dos hermanos sospechosos de estar detrás del ataque contra un semanario satírico fueran vistos en una estación de gasolina de la región.

El primer ministro francés dijo el jueves que temía que los militantes islamistas que mataron a 12 personas pudieran atacar de nuevo, en medio de una incesante persecución de dos sospechosos en todo el país.

Dos fuentes policiales dijeron que los hombres fueron vistos armados y usando impermeables en un automóvil Renault Clio en una estación de gasolina ubicada en una carretera secundaria en Villiers-Cotterets, a unos 70 kilómetros de la capital francesa.

En medio de informes de los medios franceses reportando que los hombres habían abandonado su coche, Bruno Fortier, el alcalde del vecino pueblo de Crépy-en-Valois, dijo que helicópteros estaban sobrevolando la localidad y que policías y fuerzas antiterroristas fueron desplegadas masivamente.

"Es un vals incesante de autos y camiones de policía", dijo a Reuters el edil, añadiendo que no podía confirmar los informes que aseguran que unos hombres se encuentran atrincherados en una casa de la zona.

En un hecho que hasta ahora no tiene relación con el peor atentado terrorista en territorio francés en décadas, una mujer policía fue asesinada el jueves a tiros en el sur de París.

Los líderes locales y los estados aliados calificaron el ataque contra Charlie Hebdo, un medio conocido por su sátira del Islam y otras religiones, así como de políticos, como un golpe a la democracia. Las campanas de la catedral de Notre-Dame sonaron en medio de un minuto de silencio en toda Francia.

El alcalde de París, Jean-Loup Metton, dijo que la policía asesinada supervisaba junto a un colega un accidente de tránsito cuando se produjo el tiroteo del jueves. Según testigos, el agresor huyó en un Renault Clio y fuentes de la policía dijeron que llevaba un chaleco antibalas y portaba un revolver y un rifle de asalto.

Sin embargo, un oficial de policía en el lugar dijo a Reuters que el agresor no parece asemejarse a los atacantes de Charlie Hebdo.

El primer ministro Manuel Valls fue consultado por la radio RTL, tras una reunión de emergencia de gabinete con el presidente Francois Hollande, sobre si temía más ataques de estas características.

"Esa pregunta es totalmente legítima. Es obviamente nuestra principal preocupación, y es por eso que se ha movilizado a miles de policías e investigadores para atrapar a estos individuos", sostuvo.

"ARMADOS Y PELIGROSOS"

La policía publicó las fotos de los dos ciudadanos franceses sospechosos del ataque que aún se encuentran en libertad, a los que califican de "armados y peligrosos": los hermanos Cherif y Said Kouachi, de 32 y 34 años, quienes ya eran vigilados por los servicios de seguridad.

La noche del miércoles, un hombre de 18 años llamado Hamyd Mourad se entregó a la policía en Charleville-Mezieres, a unos 230 kilómetros al noreste de París. Una fuente judicial dijo que el sujeto es cuñado de uno de los principales sospechosos y medios franceses citaron a personas que decían que Mourad estaba en el colegio al momento del ataque.

Hubo reportes aislados y no confirmados sobre el avistamiento de los atacantes, ante lo cual la Policía aumentó su presencia en los puntos de entrada de París. Una fuente policial dijo que existe cierto grado de "psicosis" tras el atentado, pero que se debía considerar cada denuncia.

Francia comenzó el día de luto por los periodistas, dibujantes y agentes de policía asesinados a tiros el miércoles por la mañana por hombres encapuchados y armados con rifles de asalto Kalashnikov. Banderas tricolores franceses flameaban a media asta en todo el país.

El Ministerio de Defensa dijo que envió a París 200 soldados adicionales para elevar el número de militares patrullando las calles de la capital a 850.

Miles de personas se unieron a través de Francia en mítines improvisados y vigilias durante la noche del miércoles en defensa de la libertad de expresión, muchas de las cuales portaban carteles con la leyenda "Je Suis Charlie" (Yo soy Charlie), en apoyo del semanario.

Los líderes musulmanes condenaron el tiroteo del miércoles, pero algunos sienten temores de que el ataque aumente el sentimiento antiislámico en un país con una gran población musulmana.

Según fuentes policiales, una explosión remeció un local de kebabs cercano a una mezquita en Villefranche-sur-Saône, en el este de Francia, el jueves por la mañana. Medios locales dijeron que no hubo heridos. [nL1N0UN0GL]

Grupos militantes han amenazado repetidamente a Francia por realizar ataques contra bastiones islamistas en Oriente Medio Oriente y África. El Gobierno reforzó sus leyes contra el terrorismo el año pasado.

Un total de siete personas han sido arrestadas desde el ataque, dijo el Gobierno. Fuentes policiales dijeron que eran en su mayoría conocidos de los dos principales sospechosos.