París asediada por terroristas: 19 muertos en 56 horas

El saldo resulta del ataque a Charlie Hebdo, el asesinato de una oficial en las afueras de París y los tiroteos y toma de rehenes del día viernes. A la cifra de muertos se suman los tres extremistas abatidos por la policía. Crónica completa de los hechos.
Sábado 10 de enero de 2015
Francia ha sido el epicentro de cuatro episodios que han conmovido al mundo entero en las últimas horas. Lo que comenzó con un atentado terrorista contra la revista satírica Charlie Hebdo parece haber culminado hoy cuando las fuerzas de seguridad pusieron fin en un operativo conjunto a dos tomas de rehenes en el centro y en las afueras de París.

Los trágicos sucesos, que incluyeron la muerte de una agente de la Policía Municipal en Montrouge durante el día jueves, tiroteos y tomas de rehenes, culminaron con 19 víctimas fatales y tres terroristas abatidos por las policía.

Según la información que circula en los medios franceses e internacionales, los ataques habrían sido ejecutados por células que operaban en el país y que tendrían vínculos tanto con Al Qaeda como con los yihadistas del Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés).

El primero de los episodios ocurrió el miércoles 7 de enero, cuando dos individuos que posteriormente fueron identificados como los hermanos Said y Cherif Kouachi atacaron la sede del semanario humorístico Charlie Hebdo, en pleno centro de París. Tenían 32 y 34 años, respectivamente, y eran de nacionalidad francesa y origen argelino.

Los dos atacantes ingresaron al establecimiento situado en el boulevard Richard Lenor cerca de las 11 de la mañana al grito de "Alahu akbar" (Alá es grande), vestidos de negro, enmascarados y fuertemente armados, informaron los testigos.


Durante el ataque en la redacción de la revista fallecieron un total de 12 personas: ocho trabajadores, dos policías, un invitado y un empleado de mantenimiento del establecimiento.

Los dos terroristas huyeron en un automóvil en dirección al norte de la ciudad, lo que empujó al gobierno de François Hollande a ordenar un enorme operativo de búsqueda que contó con más de 80 mil oficiales en todo el país y a elevar al máximo la alerta por atentados.


Charlie Hebdo había sufrido atentados antes, como un incendio en sus instalaciones en 2011, además de ser blanco de constantes amenazas de grupos terroristas por haber publicado varias caricaturas de Mahoma.

La noche del miércoles, más de cien mil personas se movilizaron en toda Francia de forma espontánea, en simultáneo con otras concentraciones en las ciudades más importantes de Europa y del mundo.

Mientras tanto, las manifestaciones de solidaridad se multiplicaban en todo el mundo a través de las redes sociales, convirtiendo a #JeSuisCharlie en uno de los hashtags más tuiteados de la historia de la red social, con más de 5 millones de tuits hasta la tarde del viernes.

-El día siguiente, jueves 8 de enero, mientras las fuerzas de seguridad reforzaban la búsqueda, Amedy Coulibaly, otro islamista radical, asesinó a una agente de la policía local en la zona de Montrouge, en las afueras de París, posiblemente en conjunto con su esposa, Hayat Boumeddie, actualmente prófuga. Portaba un chaleco antibalas.

"Ellos iban por Charlie Hebdo, y yo, por los policías"

El día viernes la violencia terrorista aún no había terminado: los atacantes de Charlie Hebdo decidieron atrincherarse en una imprenta a 40 kilómetros de París, en la localidad de Dammartin-en-Goële, tras un tiroteo con las fuerzas de seguridad durante el que no se registraron víctimas.

Casi en simultáneo, otro tiroteo se registró en un local kosher en el centro de la capital francesa, justo antes de que comenzara una toma de rehenes a manos de Amedy Coulibaly, en el que murieron otras dos personas que aún no han sido identificadas.

El terrorista mantuvo por varias horas cautivo a un número todavía indeterminado de personas, mientras amenazaba con terminar con la vida de los rehenes si la policía avanzaba sobre los hermanos Kouachi.

De acuerdo con un periodista de la cadena francesa BFMTV, quien se comunicó con Coulibaly durante la toma de rehenes del día viernes, éste le habría confirmado que ambos ataques habían sido coordinados: "Ellos iban por Charlie Hebdo, y yo, por los policías".

Finalmente, un operativo policial simultáneo logró terminar con las dos tomas: abatió a los hermanos Kouachi en la imprenta de las afueras de París, donde sobrevivió un empleado que se mantuvo oculto y guió a la policía durante horas, y un importante comando ingresó a la tienda Kosher y mató a Coulibaly, quien ya se había cobrado para ese momento la vida de 4 de los rehenes.

Al finalizar la jornada, el presidente socialista Hollande ofreció una conferencia de prensa en la que felicitó la actuación policial y de las fuerzas de seguridad y aseguró que hay que mantenerse "alerta", porque "Francia sigue siendo blanco de amenazas terroristas".

Más tarde, una fuente terrorista le confirmó a la agencia AP que el atentado en Charlie Hebdo había sido organizado por la filial de Al Qaeda en Yemen, al tiempo que volvió a amenazar a Francia: "No estarán seguros mientras combatan a Alá", lanzó Narit al Nadhari, uno de los jefes del grupo terrorista.


Para este domingo se espera una multitudinaria manifestación en París, convocada por el gobierno francés y a la que ya confirmaron su asistencia Angela Merkel, David Cameron, Mateo Renzi, y otros líderes europeos.

"Debemos movilizarnos, mostrar nuestra fuerza. Somos un pueblo libre, tenemos un ideal que está por encima de nosotros mismos", había pedido Hollande.