Benedit: peruana que falsificaría dólares, implicada

Elizabeth Eva Alcedo Sánchez, quien vive en Argentina y tiene domicilio en la calle Boulogne Sur Mer, del barrio porteño del Abasto.
Martes 13 de enero de 2015
La investigación por la muerte del financista Mariano Benedit, cuyo cadáver apareció el 17 de diciembre pasado en un descampado de Costanera Sur, se orientó en los últimos días hacia una mujer de nacionalidad peruana sospechada de liderar maniobras de falsificación de dólares.

Así surge de los datos que se incorporaron en la investigación que lleva adelante la fiscal Graciela Bugueiro, quien sigue con la causa pese a que se está en plena feria judicial de verano.

La nueva pista podría explicar los motivos del crimen y está centrada en una mujer de nacionalidad peruana identificada como Elizabeth Eva Alcedo Sánchez, quien vive en Argentina y tiene domicilio en la calle Boulogne Sur Mer, del barrio porteño del Abasto.

Según informó el portal Infojus noticias, ante la AFIP la mujer cuenta con actividad declarada de servicios de restaurante, pero se sospecha que lidera una de organización dedicada a la falsificación de dólares.

La Justicia intenta esclarecer el vínculo entre esa mujer y el financista Benedit, y a partir de allí obtener datos que ayuden a explicar el por qué del crimen misterioso.

Tal cual informó el portal, la mujer lideraría una banda especializada en la falsificación de dólares, y habría estado en contacto con Benedit los días previos a su muerte.

En Perú, su país de origen, figura que su actividad laboral es agente de viajes, la misma que tenía el financista.

Por el momento, la fiscal Bugeiro espera el resultado de pericias para saber qué hizo Benedit en sus últimas horas.

En el lugar donde se encontró el cuerpo de Benedit el 17 de diciembre pasado víctima de un aparente suicidio, también se halló una pistola Bersa 9 mm y pertenencias del financista, como ser la mochila con su notebook y su teléfono celular.

Allí también la policía encontró la vaina de la bala que mató a Benedit, pero sigue siendo un misterio la moto Honda Tornado 250 de su propiedad, que nunca apareció, y con la cual se lo vio pasar por la avenida España, a metros de donde fue hallado el cuerpo.

Más allá de la nueva hipótesis relacionada con la peruana, la Justicia aún no descarta que pudo haberse tratado de un suicidio motivado por la mala situación económica por la que podría haber atravesado el financista.