La fiscal le toma declaración a los diez custodios

Se trata de 10 hombres de la Policía Federal que estaban encargados de la seguridad del fiscal que apareció muerto en su departamento de Puerto Madero. Rotaban cinco agentes en turnos de 24 horas y acompañaban los movimientos del funcionario judicial.
Martes 20 de enero de 2015
La jueza Viviana Fein, que interviene en el caso por la muerte del fiscal Alberto Nisman, tomará declaración al personal encargado de la seguridad de Nisman. Se trata de 10 hombres de la Policía Federal asignados a la custodia del fiscal. Rotaban cinco agentes en turnos de 24 horas y acompañaban los movimientos del fiscal.

Los custodios del domingo llegaron al mediodía al edificio de Azucena Villaflor 450. Fuentes oficiales aseguraron que éstos llamaron varias veces al fiscal, sin obtener respuesta.

En un lapso que no puede aún establecerse, esos agentes se comunicaron con la secretaria de Nisman para conocer si éste tenía alguna reunión de la que no fueron avisados. La colaboradora del fiscal buscó tomar contacto con él, pero no obtuvo respuesta. La secretaria empezó a llamar a familiares del fiscal.

Pasadas las 19.30, la madre de Nisman llegó al lugar, con la llave de la puerta de servicio. Con la mujer ya presente, la custodia convocó a un cerrajero para forzar esa puerta. En esa situación coincidieron fuentes judiciales y policiales. Liberado el paso, ingresaron la madre de Nisman y un custodio. El cuerpo del fiscal obstruía la puerta del baño.

La fiscal afirmó que el decano de la morgue judicial le comunicó que "en la muerte de no hubo intervención de terceras personas".

"La causa está caratulada muerte dudosa . Nadie dijo que esto es un suicidio o un homicidio: es una muerte dudosa. Hasta no tener todas las pruebas para tener todas las pruebas se sigue investigando", señaló Fein en declaraciones a la prensa.

Según indicó, "se va a investigar si hubo algún tipo de inducción o instigación a través de amenazas, ya sea a través de llamados o mensajes de texto".

Hasta el momento, se realizó un dermotest sobre las manos del fiscal, pero no fue concluyente, y se aguarda el resultado de un estudio más sofisticado en la Asesoría Pericial de La Plata, un barrido electrónico en búsqueda de plomo y otros rastros que puedan sugerir que él accionó el arma.

Por otra parte, fuentes consultadas por NA aseguraron que ninguna de las dos puertas de acceso al departamento estaba forzada, la principal que estaba cerrada y la de servicio que incluso tenía la llave puesta desde adentro.

ncluso, confirmaron las fuentes que el departamento no estaba revuelto y que no se encontró ninguna carta u otra cosa fuera de lugar.