Por falta de higiene, clausuran parador tradicional de la “2”

Martes 20 de enero de 2015
La Oficina de Alimentos del ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires clausuró el clásico parador "Atalaya", ubicado sobre la ruta 2 a la altura de la localidad de Chascomús, y decomisó 10 toneladas de alimentos tras detectar falta de higiene y riesgo de contaminación en las instalaciones.

Los inspectores decomisaron un total de 10 mil kilos de alimentos, dentro de los que había 48 kilos de empanadas; 50 Kg de milanesas de carne vacuna; 25 Kg de milanesas de pollo; 170 kg de bondiola de cerdo; 30 Kg de bifes de chorizo; 30 Kg de pechugas de pollo; 20 kg de jamón crudo.

También del lugar se retiraron 20 Kg de filet de pejerrey; 40 Kg de frutas; 15 Kg de hamburguesas; 10 kg de pan árabe; 10 kg de pebetes; 110 kg de medialunas y 9.510 Kg de masa cruda y recortes.

El parador Atalaya es un lugar tradicional y una parada obligada para los turistas que van por ruta 2 y desde hace casi 50 años es conocida por la elaboración artesanal de sus productos.

Como parte de la campaña de verano y de prevención de las enfermedades transmitidas por alimentos, los inspectores del gobierno de la Provincia realizaron una inspección de rutina en la que descubrieron que en la sala de elaboración del parador, en los fondos, en el restaurante y en las inmediaciones de la planta elaboradora de Atalaya, las condiciones de higiene y salubridad eran "deficientes" y ponían en riesgo la salud de los consumidores.

Tras la clausura, la titular de la Oficina de Alimentos, Mónica López, precisó: "Encontramos muy malas condiciones de higiene en la sala de elaboración, cables colgando, grasa acumulada con riesgo de incendio, tableros de luz en mal estado, elevado riesgo de contaminación cruzada entre alimentos dentro de las cámaras frigoríficas".

Detrás del establecimiento, los inspectores encontraron un basural de cartones, bolsas con desperdicios, medialunas de días anteriores en el piso, chapas, escombros y un taller de reparación
con repuestos en desuso.

"Además de la falta de higiene, el local y el establecimiento estaban llenos de moscas, insectos y telarañas, dado que no contaban con un adecuado sistema de Manejo Integrado de Plagas (MIP)", explicó López.

En tanto, el ministro de Salud provincial, Alejandro Collia, señaló que "la clausura es preventiva y en salvaguarda de la salud pública que cesará, únicamente, cuando se reviertan las condiciones en las que encontramos los locales".