Exmujer de Nisman declaró durante 9 horas en la fiscalía

La jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado se retiró en el auto de su custodia sin hacer declaraciones ante los periodistas. La magistrada pidió ser querellante en la causa de Nisman.
Viernes 23 de enero de 2015

La causa que investiga la muerte del fiscal Alberto Nisman estuvo centrada hoy en la extensa declaración testimonial, durante ocho horas, de su exesposa, Sandra Arroyo Salgado, cuyo contenido no trascendió, pero que dio lugar a que la jueza Fabiana Palmaghini ordenara nuevas medidas de prueba.

La fiscal Viviana Fein distribuyó en la sede de la Fiscalía un comunicado en el que aclaró que estaba a la espera de "la finalización de un peritaje balístico donde se dispuso la toma de muestras a los efectos del cotejo de ADN", así como también conocer "si el proyectil extraído del cuerpo se corresponde con el arma calibre .22 hallada en el lugar".

Así, mientras la declaración testimonial de Arroyo Salgado se extendía hasta el atardecer, la jueza ordenaba medidas "a fin de recolectar nuevas pruebas" y se realizaba un nuevo operativo en el edificio donde vivía Nisman, a cargo de la
Policía Federal.

Si bien Fein quiso mantener "en reserva los detalles" hasta que lo ordenara la magistrada Palmaghini, se supo que a la Torre Le Parc donde fue encontrado muerto Nisman llegaron para trabajar peritos de la División Homicidios y Delitos Informáticos de la Policía Federal.

La jueza Arroyo Salgado, quien ingresó a la Fiscalía a las 10:35 y se retiró a las 19:00, no tiene plena confianza en la investigación y pretende presentarse como querellante en la causa en representación de sus dos hijas, lo que le permitiría aportar sus propios peritos de parte, entre otras acciones, pudo saber NA.

Arroyo Salgado, quien viene de imputar por "encubrimiento agravado" al fiscal federal de San Isidro, Julio Novo, por su actuación en varias de narcotráfico, brindó detalles a la fiscal sobre sus últimos contactos con Nisman en el marco del
viaje a Europa, donde se iban a encontrar para pasear con sus dos hijas.

La causa sigue caratulada como "muerte dudosa" y ahora la fiscal investiga la hipótesis del asesinato, por lo que continúan los procedimientos en la Torre Le Parc de Puerto Madero, donde este jueves por la noche se realizó un allanamiento de más de cinco horas y se confiscaron las grabaciones de las cámaras de seguridad.

La fiscal se presentó allí junto a un equipo técnico y, entre otras dependencias, recorrió el centro de control de las cámaras de seguridad y los pasadizos, donde se encuentran equipos de aire acondicionado, que conectan el departamento de Nisman con el de un vecino.

"Vamos a cotejar con el personal de mantenimiento, las huellas plantares y de la mano podrían corresponder con personal que periódicamente revisaban los equipos de aire", manifestó Fein.

Otro hecho que marcó la jornada fue la prohibición de salida del país del excolaborador de Nisman, Diego Lagomarsino, quien le proveyó el arma encontrada junto al cadáver, luego de infructuosos intentos por parte de la Justicia de encontrarlo: el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, cuestionó incluso que la jueza no haya solicitado su protección por parte de fuerzas federales.

También el miércoles tomó declaraciones testimoniales a los secretarios de la UFI-AMIA que conducía Nisman; la madre del malogrado fiscal, Sara Garfunkel; la tía del fiscal, Lidia Garfunkel y Héctor Di Salvo, perito del Cuerpo Médico Forense
que participó en la autopsia.