"Hay cuestiones de la investigación que preocupan"

La jueza federal Sandra Arroyo Salgado no quiso hacer conjeturas, pero admitió que tiene dudas sobre la marcha de la pesquisa. La familia del fiscal evalúa manifestarse cuando terminen las indagatorias.
Lunes 26 de enero de 2015
A una semana de la muerte de Alberto Nisman, su ex esposa habló y, sin dar precisiones, expresó su inquietud por el desarrollo de la pesquisa: "Hay algunas cuestiones que me preocupan acerca de la investigación". Por esa razón solicitará que se le realice una nueva autopsia al cadáver.

"Es un momento muy desconcertante y doloroso para todos nosotros", describió Arroyo Salgado en un breve diálogo con el diario El Cronista. En esa misma nota confirmó que su presentación como querellante incluirá también a la madre del fiscal fallecido, Sara Garfunkel, y al resto de los familiares.

La jueza federal de San Isidro retornó a la Argentina un día después de la muerte de Nisman; desde ese momento se hizo cargo de la estrategia judicial de los parientes más cercanos del hombre que perdió la vida un día antes de presentarse en el Congreso, donde iba a exponer los fundamentos de la gravísima denuncia que había presentado contra el gobierno nacional por realizar "una alianza con el terrorismo".

La jueza federal mantuvo antes dos reuniones informativas con la fiscal Viviana Fein. Y en el epílogo de la semana pasada habló durante varias horas en sede judicial, donde dio detalles de cómo se produjo el retorno anticipado de Nisman a la Argentina.

Antes de formalizar su presentación ante la Justicia, Arroyo Salgado señaló que no cree en la hipótesis del suicidio. Hoy completará la declaración testimonial que dejó pendiente el viernes en la causa que investiga el deceso de su ex esposo.

La ex mujer del fiscal especial para la causa AMIA dejó en claro que prefiere no hacer conjeturas acerca de la posible causa de la muerte de su ex marido para "no malograr la investigación".

De todos modos adelantó que una vez que concluyan las indagatorias, desde la familia analizan dialogar con la prensa para ratificar la postura por la muerte del fiscal de 51 años, que había denunciado por encubrimiento a la presidente Cristina Kirchner, al canciller Héctor Timerman, al diputado nacional Andrés Larroque, al dirigente social Luis D'Elía y al líder de Quebracho, Fernando Esteche.