Los custodios que se contradijeron pasan a disponibilidad

La Policía Federal confirmó que Armando Niz y Luis Miño, quienes estaban a cargo de la seguridad del fiscal el día que murió, fueron separados de sus cargo.
Martes 27 de enero de 2015

Niz y Miño formaban parte del cuerpo de diez agentes encargados de la custodia permanente de Nisman. Armando Niz, suboficial superior de Policía Federal, y Luis Ismael Miño, sargento de la misma fuerza, quedaron "provisoriamente afuera de la fuerza" hasta que se esclarezca si cumplieron con su deber en las horas previas a la muerte de Nisman, explicaron fuentes policiales a la agencia de noticia DyN. Se precisó que los dos policías, que trabajan en la División Seguridad y Custodia del Ministerio Público y Fiscal y Defensa de la Nación, fueron "pasados a disponibilidad".

Nota Relacionada: Nuevo operativo en la casa de Nisman en busca de armas
Los agentes, que fueron convocados a declarar ante la fiscal Viviana Fein el pasado 21 de enero, brindaron relatos contradictorios acerca de lo sucedido el día en que fue hallado sin vida el ex titular de la Unidad Fiscal Especial para el atentado contra la AMIA.

Mientras uno de ellos aseguró ante la fiscal que tocaron a la puerta de Nisman a las 14 del domingo 18 de enero, el otro sostuvo que recién lo hicieron a las 17. Niz y Miño también quedaron en la mira por la demora en seguir el protocolo indicado ante la falta de respuesta del fallecido fiscal que les había pedido que lo fueran a buscar a las 11.30 del domingo.

En su declaración Miño sostuvo, según se desprende del expediente, que "debido a la lluvia, y acorde al protocolo que él mismo había impuesto, que se trataba de que cuando lloviera debían esperarlo en el subsuelo donde no había señal de telefonía móvil; horas 12.30 aproximadamente el deponente lo llama a su teléfono para avisarle donde lo esperaría, no contestando Nisman el llamado. Luego reitera los llamados cada una hora o 45 minutos aproximadamente. Horas 17.00 y al no poder entablar comunicación con el Fiscal, el deponente llama a la Secretaria Privada del mismo la Sra. Marina, a quien le informó que si bien el Fiscal los había citado para que estuvieran en su domicilio horas 11.00, para el momento del llamado aún no les había contestado sus llamados, y que las ventanas estaban todas cerradas, y le pide a ésta que lo llame al teléfono fijo de la casa y a cualquier otro que tuviera de contacto. Posteriormente, veinte minutos después Marina lo llama al deponente y le refiere que le toque timbre al Fiscal, pero directamente desde el piso mismo, no desde el portero".

En tanto, Niz aseguró, según consta en la causa que investiga la fiscal Fein, que "alrededor de las 12:30 horas, y debido a que no habían recibido ninguna comunicación, Miño hizo dos o tres llamados –con su aparato Nextel- no recibiendo respuesta alguna, motivo por el cual le pide al deponente que hiciera lo mismo con su aparato celular, cosa que también hizo, no recibiendo ninguna respuesta; tras lo cual decidieron aguardar un tiempo más, creyendo que el Dr. Nisman se encontraba descansando. Pasadas las 14:00 horas, ambos efectivos descienden de la unidad, y se dirigen hacia el departamento del Magistrado, utilizando para ello el ascensor de servicio; siendo que al encontrarse frente a la puerta de servicio del departamento, tocaron timbre en reiteradas oportunidades, no recibiendo respuesta alguna..."