AFIP clausuró tres importantes boliches de la Costa Atlántica

Se trata de los complejos bailables Pueblo Límite (Villa Gesell), Club Sol (San Bernardo) y Boutique Club de Mar (Pinamar). Es porque los verdaderos dueños utilizaron a testaferros y presta nombres de bajos recursos económicos para evadir el pago de impuestos
Domingo 1 de febrero de 2015
En algunos casos las sociedades que explotaban los boliches estaban a nombre de monotributistas registrados en la categoría más baja

Otros ni siquiera tenían cuenta bancaria

En Pueblo Límite se detectaron a 60 trabajadores viviendo en condiciones de hacinamiento por lo que la AFIP presentó una denuncia penal ante el Juzgado de Dolores por posible reducción a la servidumbre

AFIP notificó las irregularidades al Ministerio de Trabajo de la Nación y al Municipio de Villa Gesell

Además se denunció penalmente a sus propietarios por asociación ilícita tributaria

También ante la posibilidad de que la maniobra comprenda lavados de activos, la AFIP emitió un Reporte de Operación Sospechosa (ROS) a la Unidad de Información Financiera (UIF) y suspendió preventivamente las CUITs de los contribuyentes.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) clausuró este fin de semana 3 reconocidos boliches bailables de la Costa Atlántica luego de una extensa investigación que determinó que los verdaderos dueños de los establecimientos se ocultaban detrás de testaferros de bajos recursos económicos para evadir el pago de impuestos.

Se trata de los complejos bailables Pueblo Límite (Villa Gesell), Club Sol (San Bernardo) y Boutique Club de Mar (Pinamar).

Pueblo Límite

A partir de una orden de allanamiento solicitada por la AFIP al Juzgado de Dolores, los funcionarios del organismo clausuraron en la madrugada de hoy nuevamente el complejo bailable Pueblo Límite de la ciudad de Villa Gesell.

En el procedimiento realizado en el boliche bailable en la madrugada de hoy los agentes de la AFIP detectaron a 60 trabajadores viviendo en condiciones de hacinamiento. Los trabajadores, provenientes de distintas provincias del país, cobraban 5.500 pesos mensuales. Todos dormían en habitaciones de 4 x 7 metros repletas de camas cuchetas y en malas condiciones de higiene.

Por ello, la AFIP amplió la denuncia por posible reducción a la servidumbre y notificó las irregularidades al Ministerio de Trabajo de la Nación.

Además notificó al municipio de Villa Gesell, para que revisen la habilitación ya que un comercio no puede ser utilizado como vivienda y para que reclamen las tasas municipales adeudadas. Asimismo se inicio un procedimiento a los dueños de los inmuebles para analizar su responsabilidad fiscal en este caso.

Además AFIP denunció penalmente a sus verdaderos dueños por asociación ilícita tributaria y al contador de ellos, que tuvo un rol necesario en las maniobras fraudulentas. Cabe destacar que las penas por este tipo de delito oscilan entre 3 años y 6 meses hasta 10 años de prisión.

Ante la posibilidad de que la maniobra comprenda lavados de activos, la AFIP emitió un Reporte de Operación Sospechosa (ROS) a la Unidad de Información Financiera (UIF) y suspendió preventivamente las CUITs de los contribuyentes.

La investigación de la AFIP detectó que los verdaderos dueños del complejo bailable Pueblo Límite, utilizaron al menos a cuatro personas jurídicas y 6 personas físicas como testaferros o presta nombres, todos de bajos recursos económicos.

Uno de ellos es un monotributista categoría B – la más baja del régimen – con domicilio fiscal coincidente con otros 540 contribuyentes y que ni siquiera tiene una cuenta bancaria ni tarjetas de crédito, y cuyo único bien personal declarado es un ciclomotor valuado en 11.000 pesos.

Otro de los supuestos empresarios de la noche tiene sólo 19 años y no está inscripto en la AFIP. Además no posee ningún bien a su nombre, ni tarjetas de crédito y cuentas bancaria. La lista de empresarios se completa con un enfermero que hasta mediados del 2012 trabajó en diferentes instituciones de salud por un salario promedio de 2.100 pesos.

El Juzgado Federal de Dolores a cargo del Dr. Alejo Ramos Padilla validó las pruebas contundentes que presentó la AFIP y confirmó la clausura efectiva del complejo, que cuenta con cuatro restaurantes (Club Museum, More Bar, Reina, Cheers) y cuatro discos (Vibe, The Roxy, You y Terrazas).

Cabe recordar que en el mes de diciembre, la AFIP ya había clausurado Pueblo Límite por 7 días luego de comprobar que no emitían facturas. Asimismo, la investigación por las irregularidades abarca los períodos fiscales 2013 y 2014, donde se acusa de evadir el pago de impuestos correspondientes a 17 millones de pesos recaudados. Además, existe otra causa contra el boliche porque sólo abonaron 10.000 pesos correspondientes a los aportes previsionales de los 200 empleados que contrataron para ambas temporadas.

El complejo bailable funciona desde hace más de 15 años en Villa Gesell y puede albergar aproximadamente a 10.000 personas, que lo convierte en uno de los más grandes del país.

Club Sol (San Bernardo)

Luego de una extensa investigación realizada por el organismo fiscal donde se comprobó una maniobra de evasión tributaria en la cual el verdadero dueño del establecimiento se ocultaba detrás de jóvenes insolventes, la AFIP clausuró el complejo bailable “Club Sol” de San Bernardo en donde funcionaban las discotecas “Privilege” y “El Sol”.

La AFIP detectó que los verdaderos dueños utilizaban como testaferros a 5 jóvenes monotributistas, de entre 19 y 24 años, detrás de los cuales se ocultaba Gustavo González verdadero dueño del boliche que factura cifras millonarias por su explotación.

AFIP determinó que en un lapso de 7 días sólo se emitieron menos de 50 facturas en concepto de entradas y bebidas –cuando el ingreso promedio diario es de 3.000 personas- por lo que se estima una evasión impositiva y previsional de 1,1 millón sólo en el mes de enero.

Las investigaciones de la AFIP determinaron que el Sr. González cedía “de manera gratuita” la explotación de un local bailable a los 5 jóvenes monotributistas. Esta cesión se habría realizado mediante contratos de comodato celebrados todos en la misma fecha y sellados ante ARBA por el mismo contador.

Además los investigadores comprobaron que las altas de los 5 monotributistas fueron realizadas todas juntas en el mismo día y horario, y desde la misma computadora (dirección IP) en diciembre de 2014. Comprobándose la misma maniobra en diciembre de 2013 y baja en marzo 2014 con los “monotributistas dueños de las barras” de la temporada anterior.

Asimismo, al consultar al encargado del local respecto de quién era su empleador, éste manifestó que se encontraba trabajando en relación de dependencia para el Sr. Gustavo González.

Boutique Club de Mar (Pinamar)

Además los agentes de la AFIP clausuraron el exclusivo parador “Boutique Club de Mar” de Pinamar ya que continuó operando a pesar de tener su CUIT inhabilitada.

La inactivación de la CUIT y la consecuente suspensión de su actividad comercial, se originó luego de que la administración tributaria detectara que el dueño utilizara a un testaferro para evadir el pago de impuestos.

El presta nombre es un DJ empleado del boliche porteño "PACHA", que declara ingresos insignificantes ante la AFIP y no está inscripto en el Impuesto a las Ganancias.