Chubut: el viento reavivó el incendio

Más de 170 brigadistas de las provincias del Chubut, Río Negro y Neuquén, Parques Nacionales y Plan Nacional de Manejo del Fuego trabajan para controlar los dos focos que avanzan en los parajes El Desemboque y El Turbio.
Lunes 2 de febrero de 2015
Más de 170 brigadistas de las provincias del Chubut, Río Negro y Neuquén, Parques Nacionales y Plan Nacional de Manejo del Fuego trabajaron infructuosamente para controlar los dos incendios forestales que desde el viernes avanzan en los parajes El Desemboque y El Turbio.

El siniestro, que por acción del viento no podía ser detenido, era también combatido por bomberos voluntarios de distintas localidades patagónicas, tres aviones hidrantes y uno de observación, más un helicóptero de Gendarmería Nacional utilizado desde la tarde de ayer para subir personal hasta la cumbre del cordón Currumahuida.

Según indicó el diario Río Negro, desde ese lugar se estableció una nueva línea de ataque con agua desde dos lagunas con la prioridad de frenar el avance de los focos que amenazan con bajar hacia Lago Puelo y el sector Rincón Currumahuida (ejido de El Hoyo), donde hay muchos residentes.

El director de Defensa Civil del Chubut, Evaristo Melo, afirmó que las condiciones meteorológicas eran "muy malas" ya que "el viento comenzó a soplar muy fuerte e hizo que sobre la cima del cerro cobre mayor intensidad el fuego y afecte bosques nativos con árboles que superan los 30 metros de altura".

Al ser consultado sobre la superficie afectada, el funcionario destacó que "la cantidad de humo en el ambiente no permite tener certeza para cuantificar aún el daño ambiental" aunque calculó que serán "unas 120 hectáreas".

En ese contexto, los esfuerzos siguen concentrados en El Desemboque, a unos 15 kilómetros del casco urbano de El Hoyo, donde durante la madrugada del domingo el fuego "bajó casi hasta las casas" de unos 15 pobladores, según graficó uno de los jefes del operativo.

De acuerdo a los reportes, hasta el momento no se produjeron evacuaciones ni hubo heridos.

Allí fueron fundamentales las fajas contrafuego construidas con maquinaria vial municipal y provincial, al pie de la ladera del cerro incendiado, estableciendo una defensa contra las chacras, más la custodia articulada por los bomberos voluntarios para enfriar cada una de las propiedades y garantizar la seguridad de sus moradores.