Fiscal Fein citó a declarar al ex agente de inteligencia Stiusso

Fue llamado como testigo luego de comprobar que desde un número de teléfono a su nombre se estableció una comunicación con el fiscal pocas horas antes de su muerte.
Jueves 5 de febrero de 2015
La fiscal que investiga la muerte de Alberto Nisman, Viviana Fein, citó a declarar mañana a las 11.00 al exagente de la Secretaría de Inteligencia (SI) Antonio "Jaime" Stiusso.

Así lo supo NA a través de fuentes judiciales que precisaron que la fiscal tomará declaración testimonial al espía que aportó las escuchas telefónicas sobre las que Nisman basó su denuncia contra el Gobierno por presunto "encubrimiento" a Irán en la causa AMIA.

Stiusso, quien se encontraría fuera del país, está obligado a presentarse en la Fiscalía ubicada en la calle Tucumán al 900, pero en caso de no concurrir deberá fijarse una nueva fecha para la declaración.

Si bien se desconoce el paradero del exdirector de Contrainteligencia de la SI, trascendieron rumores de que podría estar en Brasil o Uruguay.

Stiusso es un personaje clave en el caso Nisman ya que era quien trabajaba en equipo con el fallecido fiscal en la recolección de pruebas para la denuncia contra la presidenta Cristina Kirchner y el canciller Héctor Timerman.

Se trataba de uno de los principales espías de la SI, donde cumplía funciones desde 1972, hasta que llegó a ocupar el máximo cargo detrás del jefe y subjefe del organismo.

Días atrás había sido blanco de las críticas del secretario General de la Presidencia, Aníbal Fernández, quien dijo que Stiusso "es un personaje siniestro, que lo que ha intentado por todos los medios fue poner palos en la rueda al Gobierno".

Previamente, Fernández había sostenido que el desplazamiento de Stiusso de la SI -dispuesto por Cristina Kirchner a finales del año pasado- "algo tuvo que ver" con la decisión de Nisman de acusar a la Presidenta.

La propia mandataria había sugerido en una de sus cartas en Facebook que Situsso le plantó "información falsa" a Nisman y que luego instigó el homicidio del fiscal para desestabilizar a su Gobierno.

"La verdadera operación contra el Gobierno era la muerte del fiscal después de acusar a la Presidenta", había escrito Cristina Kirchner en aquella misiva en la que añadió que a Nisman "lo usaron vivo y después lo necesitaban muerto".