La mujer que ofrece alojar a Barreda llevó su pedido al juez

Sonia García, de 49 años, le explicó los pormenores de su decisión al juez de Ejecución de La Plata que ahora debe decidir si le vuelve a conceder o no la excarcelación al odontólogo.
Viernes 6 de febrero de 2015


La mujer que se ofreció a alojar en su casa de la localidad de Lisandro Olmos al odontólogo Ricardo
Barreda, condenado a perpetua por asesinar a su familia, le explicó los pormenores de su decisión al juez de Ejecución de La Plata que ahora debe decidir si le concede o no la excarcelación.

Se trata de Sonia García, de 49 años, quien este jueves se presentó en los Tribunales Penales de La Plata para cumplir la diligencia ante el camarista Raúl Dalto.

La mujer se ofreció para alojarlo en su domicilio ya que, por problemas de convivencia con su pareja Berta André, al cuádruple homicida le revocaron la libertad condicional y lo mandaron nuevamente a la cárcel en diciembre pasado.

Según dejaron trascender fuentes judiciales, la audiencia duró más de una hora, y el juez Dalto "aún no tomó ninguna decisión", agregaron.

"La causa la tiene el defensor Eduardo Gutiérrez y apenas la devuelva, se va a tomar una decisión", destacó un vocero que tiene acceso al expediente.

No hubo precisiones respecto del encuentro, "es valorativo, se sabrá al momento de dar a conocer la resolución", agregó.

García reside en una casa situada en la calle 173 entre 41 y 42, de Lisandro Olmos, y conoció a Barreda durante visitas que realizaba al penal donde estaba Barreda y decidió ofrecerle su domicilio luego de que al odontólogo le revocaran la libertad.

Las fuentes precisaron que una perito ya realizó un informe ambiental sobre la vivienda y la situación actual de García, que vive en una casa de dos dormitorios, living-comedor y unos 70 metros cuadrados.

Barreda está preso desde que el juez Dalto revocó su libertad en virtud de "serios riesgos" detectados en la convivencia con André, quien padece algunos problemas neurológicos.

Si bien para acceder a la libertad el odontólogo no necesita una garante, sí debe aportar un domicilio de residencia para poder ser ubicado y monitoreado por el Patronato de Liberados.

Barreda se encontraba en libertad condicional desde marzo de 2011, luego de ser condenado en 1995 a prisión perpetua por haber matado a escopetazos a su esposa Gladys McDonald de 57 años, a su suegra, Elena Arreche de 86 y a sus dos hijas Cecilia de 26 y Adriana de 24, en noviembre de 1992.

En mayo de 2008, había salido de la Unidad Penitenciaria N° 9 de La Plata y lo beneficiaron con la prisión domiciliaria en el departamento de Berta André, en el barrio porteño de Belgrano, después que la mujer se comprometiera a ocuparse de él.

Sin embargo, en marzo de este año el juez consultó a Barreda sobre la posibilidad de cambiar de domicilio debido a que los informes elaborados por el Patronato de Liberados advertían sobre algunos problemas de convivencia con André y luego de una entrevista con la pareja, ordenó la detención del odontólogo,
quien volvió a la cárcel.