El "robo hormiga" crece en los super y en los shoppings

Los delincuentes se llevan mercaderías pequeñas para después revenderlas; en 2014, se llevaron perfumes de un local por $ 700.000.
Sábado 7 de febrero de 2015
La modalidad de "robo hormiga" o "mechero" no cede y preocupa tanto en grandes cadenas de hipermercados como en casas de ropa y electrónica en los shoppings del área metropolitana.

Según un relevamiento realizado por la Federación de Cámaras y Centros Comerciales durante 2014, unos 4000 comercios fueron asaltados por mes, en promedio, en todo el país, con esta modalidad, algo que preocupa tanto a los dueños de las cadenas como a los empleados.

Desde la cadena de hipermercados Carrefour se informó que el robo bajo esta modalidad representó en 2014 entre un 2 y 3% de la facturación anual, mientras que en Coto representó un 0,50% .

En la Cámara Argentina de Comercio (CAC) explicaron que no hay estadísticas oficiales sobre "robo hormiga", porque es una modalidad que "no se denuncia". En los sitios afectados "retienen la mercadería o exigen a la persona que pague por lo que pretendía llevarse", indicó un vocero de la CAC.

Para mitigar el "robo hormiga", las marcas optan por nuevos mecanismos de control de la mercadería: un cableado con una alarma general y una alarma individual, por ejemplo, en los pequeños objetos de electrónica como pen drives, mouses, auriculares, tarjetas de memoria e, incluso, celulares.

"La electrónica es, por lo general, el rubro que más sufre el robo de mecheros. Vamos cambiando la estrategia al colocar las alarmas, pero, tarde o temprano, encuentran la manera de sacarlas", explicó Ricardo, un empleado del local de Falabella en el shopping Dot.

Esta modalidad de robo pareciera que no genera demasiado impacto económico en las cadenas de supermercados; sin embargo, el modus operandi de hurto bajo distintas técnicas provoca grandes pérdidas de dinero. Un ejemplo es el del supermercado Coto de la avenida Cabildo 545; en los últimos seis meses sufrió el robo de lámparas de bajo consumo por un valor de 11.000 pesos.

"Siempre tienen distintas técnicas y se van renovando, pero en general utilizan carteras o bolsos forrados con papel aluminio. En un solo robo se han llevado 200 latas de atún y 250 botellas de aceite de oliva, que después revenden", explicó a Juan Pablo, integrante del equipo de seguridad de Coto.

Las botellas de vino o whisky son productos muy requeridos en el llamado "robo hormiga"; por este motivo, varias cadenas de supermercados optan por ubicar los productos más caros en los estantes más alto de las góndolas.

El "robo hormiga" no es sólo una modalidad dentro de supermercados o hipermercados; cadenas como Falabella o Zara son escenarios comunes para este tipo de delitos. En el primero, el área de perfumería es el más afectado; el local de Falabella en el Dot perdió cerca de 700.000 pesos el año pasado.

"De a poco fuimos entrenando el ojo y los detectamos cada vez más; los ladrones vienen en pareja. Uno distrae y el otro saca los perfumes de las cajas, que son las que tienen las alarmas. La zona de maquillaje, que tiene objetos muy pequeños, es donde más intentan robar. Las mujeres se guardan hasta 20 esmaltes en la cartera", explicó Alejandro, encargado de una perfumería.

Algunos locales han optado por realizar un registro de sospechosos online, al que tienen acceso los vendedores y encargados de los comercios. Melina, una empleada de un local de accesorios de mujer, dijo: "Me pasó más de una vez que entrara alguien que estaba en el registro de sospechosos; en ese caso, se advierte a la seguridad y se le impide el ingreso".

Álvaro, encargado del local de Zara en el shopping Dot, comentó que en las cadenas de ropa lo más común es encontrar mujeres que se llevan la vestimenta; se la colocan en los probadores y se van. "Optamos por poner una persona que controla la entrada y salida de los probadores; también les damos una ficha con la cantidad de prendas que ingresan", explicó.