Al Qaeda planeaba matar a Francisco

Lunes 9 de febrero de 2015
El grupo terrorista Yemaa Islamiya, autor de varios atentados en el Sudeste Asiático, planeó atentar con un explosivo contra la caravana del papa Francisco durante su visita a Manila el mes pasado, revelaron hoy fuentes policiales en Filipinas.

"Recibimos informaciones de que Yemaa Islamiya, en coordinación con Marwan (el alias del terrorista malasio Zulkifli bin Hir), planeó detonar una bomba contra el convoy papal en Manila el 18 de enero de 2015", detalló ante el Senado el director de la Policía Getulio Napeñas, exjefe de la Fuerza de Acción Especial, según el medio local Inquirer.

"Esta información nunca fue confirmada o desmentida por la Policía Nacional de Filipinas, pero el hecho es, no obstante, que la información existió", manifestó Napeñas.

El artefacto fabricado por Marwan debía de colocarse en la calle de Kalaw, por donde pasaría la caravana papal camino del parque de Rizal, en el casco antiguo de Manila, donde se celebró ese día una misa a la que asistieron entre seis y siete millones de personas.

El asesor nacional de Seguridad de la Presidencia de Filipinas, Cesar Garcia, explicó a la prensa que ante la falta de confirmación y de informes específicos clasificaron la amenaza de mínima, según la cadena de televisión ABS-CBN.

El pontífice visitó Filipinas del 15 al 19 de enero pasados sin percances y fue acogido por millones de entusiastas filipinos.

Las declaraciones de Napeñas surgen durante la investigación que se lleva a cabo en el Senado sobre la muerte de 44 miembros de la Fuerza de Acción Espacial en una operación en Mindanao para detener a Marwan el 25 de enero pasado.

El FBI confirmó en febrero que Marwan falleció durante la polémica operación del 25 de enero.

Las autoridades filipinas dieron por muerto a Marwan en 2012 durante otro operativo en el sur del país, territorio en el que se escondía el terrorista desde 2003.

Marwan, experto artificiero, estaba considerado uno de los terroristas más peligrosos del Sudeste Asiático, ofrecían cinco millones de dólares por su captura y comandaba el grupo Movimiento Muyahidín Malasio (Kumpulan Muyahidin Malasia, KMM), vinculado al entramado de Yemaa Islamiya.

La organización Yemaa Islamiya está considerado el brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático y es autor de algunos de los atentados más sangrientos ocurridos en la región, como el que mató a 202 personas, la mayoría turistas, en la indonesia isla de Bali el 12 de octubre de 2002.