Sergio Massa pide "responsabilidades políticas" por ingreso de agente en su casa

"Voy a pelear por mi familia", manifestó acompañado por su esposa, Malena Galmarini, y señaló que las novedades de la causa por el robo en su domicilio "revelan un entramado mafioso que nada tiene ver con la Argentina que la sociedad quiere".
Martes 10 de febrero de 2015
El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, apuntó hoy a las "responsabilidades políticas" por el robo a su casa en 2013, luego de que la causa diera un giro con la difusión de escuchas telefónicas en las que el prefecto que ingresó a su vivienda reconoce haber sido agente de inteligencia del Poder Ejecutivo.

"Voy a pelear por mi familia, para saber quién es el responsable político de esto", manifestó Massa en declaraciones a la prensa acompañado por su esposa, Malena Galmarini, y señaló que las novedades de la causa por el robo en su domicilio "revelan un entramado mafioso que nada tiene
ver con la Argentina que la sociedad quiere".

El precandidato presidencial pidió, además, la intervención del penal de San Martín donde el prefecto se encuentra detenido, al tiempo que afirmó que no se va a "quedar de brazos cruzados viendo cómo se condena un perejil", porque detrás de la condena al ladrón hay una "responsabilidad política".

Al respecto, denunció además que "organismos de segunda línea" del Gobierno están influyendo para "frenar" el juicio que el 5 de marzo comenzará contra el prefecto, a través de maniobras para "voltear testimonios y adoctrinar testigos".

De esta manera, aludió Alcídes Díaz Gorgonio, el prefecto preso por el robo en su casa perpetrado en 2013 y acusado por el delito de robo doblemente agravado, que reveló desde la cárcel en una comunicación telefónica que era agente de inteligencia del Gobierno.

Las escuchas judiciales permitieron detectar, además, que en la Fiscalía de Pilar a cargo de Washington Palacios se comenzó a tramitar una causa conexa a raíz de declaraciones de un testigo que habló de supuestas irregularidades en los allanamientos en la casa del prefecto en los que se encontraron elementos robados en el domicilio de Massa y que además denunció amenazas, informó un matutino porteño.

A partir de estas novedades, el massismo pidió este martes al director del Servicio Penitenciario una requisa en el penal de San Martín "para ver en qué condiciones está detenido", mientras que el juez Diego Martínez presentó "una inhibitoria por el armado de la causa paralela para voltear la investigación y el juicio del 5 de marzo", indicaron fuentes del Frente Renovador.

En la misma línea, el presidente del bloque de senadores del massismo, Jorge D Onofrio, denuncio al fiscal Palacios, a quien acusó de intentar "desmontar la causa original" y pidió la intervención de la Fiscalia General de San Isidro.

En el plano netamente político, los intendentes del Frente Renovador convocaron a una "reunión de urgencia" para el próximo viernes en el municipio de Escobar, a fin de "exigir medidas de seguridad", pudo saber NA.

"¿Cómo puede ser que el Servicio Penitenciario tenga un preso con teléfono celular dentro de la cárcel?", cuestionó D Onofrio en relación a Gorgonio, quien en 2013, poco antes de las PASO legislativas, ingresó a la casa de Massa, ubicada en un country en Tigre y, tras ser filmado por las cámaras de seguridad, se encuentra detenido como único acusado por el robo.

Un matutino porteño informó este lunes que la Justicia realizó escuchas sobre el teléfono de Díaz Gorgonio, donde el prefecto reconoce que desempeñaba tareas como agente de la Dirección de Inteligencia Criminal, dependiente del Ministerio de Seguridad.

Tras la publicación, se difundió en Radio Mitre la conversación telefónica entre Díaz Gorgonio y su esposa, Graciela, en la que la anoticiaba sobre los cambios impulsados por la presidenta Cristina Kirchner en el área de Inteligencia.

"Se llama Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y donde estaba yo, la Dirección de Inteligencia, que pasó a la órbita de ellos, a la Agencia Federal", le dijo Díaz Gorgonio a su mujer.

El fiscal de Rincón de Milberg, Mariano Magaz, ordenó la intervención del celular de Díaz Gorgonio luego de que abriera una investigación a causa de una denuncia de la esposa de Massa, por haber recibido una amenaza telefónica en septiembre del año pasado.

La Justicia determinó que el celular desde donde se había realizado la amenaza a Galmarini había sido conectado a varias líneas distintas a través de chips de Personal y una de esas líneas era usada por el prefecto desde la cárcel.

De acuerdo a la investigación, el sábado 20 de julio de 2013 Díaz Gorgonio forzó una ventana para ingresar a la vivienda del entonces intendente de Tigre y precandidato a diputado nacional.

Allí efectuó un disparo con una pistola calibre .22 con silenciador contra una cámara de seguridad y se llevó dinero, joyas y varios pendrives, tras lo cual fue detenido al día siguiente durante un allanamiento en la casa de sus padres.